en Periodistas, PTlife, Vender la moto

Sobre las obras de Madrid

¿Por qué? Esta es la pregunta que está en la calle. Cuando en el senado romano alguno de los políticos explicaba la necesidad de una obra pública, sus compañeros no se planteaban lo bonita que iba a quedar la calzada sino que preguntaban: ¿A quién beneficia? Se referían, por supuesto, al beneficio público que tenía el cambio.
Si el político argumentaba los intereses generales conseguía la aprobación.
Cualquier obra pública es un beneficio porque da trabajo, pero ese argumento es válido cuando el trabajo tiene sentido. Levantar todo Madrid de golpe no lo tiene.
Prueben ustedes a pasear por el centro de la capital y verán que es imposible encontrar un rincón donde no se realicen obras.
Hago ahora de senador romano: ¿A quién benefician? Pero hay además problemas añadidos. Durante una semana en la Puerta del Sol se ha producido -se está produciendo en estos momentos- un embudo junto al oso y el madrileño que es hasta peligroso. Si entráramos en detalle veríamos una y otra vez los despropósitos.

Recomiendo la lectura completa de este post y los que vendrán en “El país de lo imprevisto”, el nuevo blog de (mi siempre admirado) Juan Miguel Sánchez Vigil.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. normalemnte se espera al verano para hacer obras en ciudades como MAdrid…que hay menos gente y “molesta menos”.

    Si hay quehacerlas…mejor hacerlas ahora…no?

  2. Peor es lo que ha hecho la Junta de Andalucía en Cádiz…tiene que hacer una obra en la playa y espera a Agosto cuando está llena para meter las máquinas por la playa…sin informar al ayuntamiento.

    Eso si que es llevar la guerra personal a otro campo :(