en Con la música a otra parte, PTlife, Un paseo por Manhattan

Hair, esos hippies…

Nos metimos por recomendación de Fany que a su vez había recibido recomendación de, creo, un profe de su escuela. Después de tener un 30% de descuento en el tktron (unas taquillas que hay en Times Square creadas por el sindicato de los teatros para rebajar a última hora el precio de las entradas disponibles para así mantener las funciones llenas de gente. Lo consiguen. Ellos contentos y los que vamos a un musical sin tener el capricho de uno en concreto, también contentos) nos metimos el domingo a las 14h a ver Hair.

Mi experiencia en musicales no es mucha. No son santo de mi devoción y me aburrí como una ostra viendo Cats en Madrid.

Ignoraba que es un remake pero Mr. Burger lo borda. En realidad, toda la tribu. Si eres hippie, abierto de mente o amante de los diferente, te gustará. La música te parecerá «de toda la vida». Va subiendo el tono, poco a poco, metiéndose a la audiencia en el bolsillo, creando complicidad y una atmósfera en la que llegas a creer que tu función es la única, la verdadera, la mejor que hizo nunca esta compañía. El final, emotivo, crítico, comprometido, se torna en sentimiento colectivo con una invasión de escenario.

Página del musical HAIR. Ah, la tribu tiene Twitter.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. ¡Qué grande es Tkts! Es genial su funcionamiento al más puro estilo bolsa que va bajando con el paso del tiempo. Nosotros fuimos a ver Mary Poppins (si tienes oportunidad, pásate porque el montaje y cambio de escenario es brutal) y justo cuando estábamos comprando las entradas, bajaron $20 :)

  2. Jejeje, a mí también me moló mucho Tkts. Lo de mirar en los paneles las ofertas del día, luego la cola y, cuando te acercas a la taquilla, a pelear por tu hueco :)
    Nosotros pillamos para Chicago, que era el que queríamos ver, a 50%, así que nos fuimos tan contentos. Eso sí, tuvimos que salir corriendo, porque era a los 10 minutos.