en Las chicas son guerreras, Periodistas, PTlife, Visto por ahí

Las fuerzas anfibias

Mi madre se pensó que quería irme a la guerra cuando me apunté a «Comunicación y Conflictos Armados» un mes de julio de no sé qué año. Y yo pensaba, «ojalá».

Antes de un curso de verano me imaginaba así «las fuerzas anfibias». Al verlo así, en un barreño, me acordé del curso en que conocí a Moeh. Durante una mañana de julio un profe al que apodamos «el Camacho» por sus manchas sobaqueras nos contó cómo se hacían los desembarcos. Como ejemplo, Normandía y Perejil.

fuerzasanfibias

¡Deja un comentario!

Comentario