¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Hombre, sin ánimo de meterme a hablar de neoludismo y tal, la verdad es que los libros de Anagrama, en comparación con su calidad, no son caros, especialmente en la colección de Compactos.

    Es cara, en cambio, toda la hojarasca que hay, que es mucha entre los best-sellers y los papeles infumables y vacíos que venden por nombre e inflan el volumen de los libros. Y es cara no sólo objetivamente, sino también en relación con lo que aporta, que es poco o nada.

    Luego, cada uno compra lo que compra, y declarar que “los libros son caros”, pues es algo que debería ir relacionado con lo que ese libro aporta a quien lo lee. Yo leo un libro de Paul Auster en Anagrama, y considero que los siete euros que he pagado por él están bien invertidos.

    No sé si me desvío de lo que aquí planteas, pero digo esto porque creo que está muy relacionado. Saludos!

  2. Quizá haya que rebobinar un poco para explicar que Herralde prácticamente vio nacer la palabra yonqui (traducción de una novela de Burroughs); para este gran editor es muy socorrida.

    Me gusta este blog. Es distinto.

  3. Los libros de papel son caros por todo el circuito montado entre autor y lector, en parte por culpa del soporte utilizado, y sin olvidar la especulación y/o la tarea de los “prescriptores” (editores, libreros, críticos). Me dejo a correctores y traductores a posta. En tiempos del “comodín del público” (el boca-oreja), ved a qué precio puede (auto)publicar un escritor (de calidad que desconozco):
    http://www.stevejordanbooks.com/novels.htm

    Lo de los yonquis no lo comento. Le he llamado yo “viejo” a él? XDD

  4. A mi también me ha chirriado eso de “yonquis”. Qué poca visión tiene un editor si no se da cuenta de que el mundo cambia y no ve en la tecnología una oportunidad más y una herramienta imprescindible.

    Por otra parte, ¿por qué lo bueno tiene que ser caro? Quiero decir hacer que algo “bueno” que sea accesible para mayor número de gente a un precio más bajo gracias a la tecnología no es ¿positivo?

    ¡Ojo! Que yo aún me estoy pensando si editar algo en papel y pdf descargable, o no…