en A flor de piel, América Latina existe, Así no, Política

Un derecho no es una obligación

En Costa Rica hay una religión «oficial», la católica. Que va de la mano con lo que dicta la doctrina de la tele, la otra religión, la «catódica».

virgenybikini

Bromas aparte, esto de juntar vírgenes y santos con bikinis en la misma entrada de la tienda me parece mucho más evolucionado y significativo que la manifestación contra el aborto de este sábado en el centro de Madrid.

Los católicos y los peperos no entienden que los tiempos de la moral filtrada por ellos pasaron a la historia. Se niegan a entender que un derecho no es obligación.

Que en España se legisle sobre el aborto en unas condiciones concretas no significa que todo el mundo tenga que abortar. Tampoco que ellos, si por cualquier cosa tuvieran un accidente, dejen de ser fieles a sus convicciones y puedan hacer uso de esta ley. No, hacer eso se llamaría hipocresía.

Aunque bien pensado es lo propio de la Iglesia. ¿Por qué se empeñan en decirnos a los demás cómo tenemos que vivir? Que se dediquen a vivir según su religión y nos dejen a los demás con nuestros derechos. Basta de represión, miedo e hipotecas en el cielo.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Mientras no se modifique el Código Penal (y no se va a modificar) el aborto no es un derecho sino un acto ilícito despenalizado en una serie de supuestos.

    Por otra parte, llevar el debate al terreno de las creencias y la moral personales es más cómodo que afrontar la realidad científica que dice que un feto (y también un embrión) es un ser vivo perteneciente a la especie humana.

    El problema es que esa postura cómoda lleva al callejón sin salida de considerar la humanidad (y por tanto el derecho a la vida) no como un hecho científicamente determinable, sino como un concepto difuso, «discutido y dscutible». Pensamiento éste que entronca con una larga tradición que a lo largo de los siglos ha negado el carácter humano de diferentes grupos de personas. Francamente no veo dónde está el «avance».

  2. Hace unos meses, un conocido me confesaba compungido que su hermana tenía que abortar y que lo estaban pasando fatal porque en su familia eran todos antiaborto de toda la vida (y por supuesto del PP). Le pregunté que entonces por qué abortaba si iba contra sus creencias y me dijo que no le quedaba más remedio pues había sido un desliz y su hermana no tenía pareja fija. Su situación era límite: una chica de 39 años, con trabajo y medios económicos, ninguna malformación en el feto ni riesgo alguno, tampoco víctima de una violación… y sin embargo no le quedaba otro remedio. Yo le contesté que no me parecía en absoluto mal que abortase, pero que esperaba que esa experiencia le hiciera replantearse su postura anti-aborto y me dijo que para nada, que el resto de las mujeres abortan porque (y cito casi literalmente) son unas guarrillas que se acuestan con el primero que pasa y luego abortan sin ningún tipo de complejo ni remordimiento. Todas menos su hermana, claro está.
    Es una postura muy frecuente en la derecha: la hipocresía pura y dura. Lo que quiero para mí no lo quiero para los demás.
    Me recuerda cuando el PP se opuso al matrimonio gay y al día siguente había codazos en las filas del partido para ser invitado a la boda del empresario Enrique Sarasola con su novio de toda la vida.
    O como el político del PP mallorquín que clamaba contra la homosexualidad en tanto que mal que azotaba la sociedad, mientras se fundía el dinero del partido en prostíbulos de ambiente.
    Me gustaría saber cuántas personas de las que hoy acuden a la manifestación han abortado u obligado a una hija a abortar porque en su caso sí era una situación especial y no tenían otra alternativa. Apuesto a que nos llevaríamos una gran sorpresa.

  3. A la Iglesia le gusta mucho decirnos a los demás lo que tenemos que hacer, pero pocas veces hace autocrítica, véase violaciones de niños, apoyo a los nazis y/o dictaduras varias, Inquisición, etcétera, etcétera.
    Con su pan se lo coman.

  4. Me parece que en este tema hay mucha demagogia en ambos lados y así pocos debates interesantes pueden surgir.

Webmenciones

  • Un ejercicio de cinismo y oportunismo político « Jon Kepa 19/10/2009

    […] Yo soy de la misma opinión que Rosa JC cuando dice que Un derecho no es una obligación. […]