en Melodías y sonidos para una vida desafinada, Periodistas

Alcorcón 4 – Real Madrid 0

Otra lección apropiada tiene que ver con la autoestima. Hay que ser valiente, hay que mirar de frente al peligro. Hay que saber que siempre hay alguien más listo o más poderoso, pero no hay nadie superior a nadie. Hay que recordar que las jerarquías son simples convenciones sociales. Hay que tener muy presente que por mal que esté uno no deja de merecer el amor de los suyos. Y que el desprecio que pueda recibir de otros es eso, algo de otros, y no vale la pena perder el tiempo con los asuntos ajenos. Algo más, muy importante: la honradez vale más, muchísimo más, que el dinero.

Enric González en «Educación»

¡Deja un comentario!

Comentario

Webmenciones

  • Terapia de Choque | Metsu 3.0

    […] obstante no seamos inocentes, ni podemos solventar nosotros solos todos los problemas, ni los problemas son irresolubles, aunque conciencense de que ninguno de nosotros vera el final, haran falta muchos miles de años de […]