en Fotos, Libros, letras y sueños de papel, Made in USA, Media, PTlife

Un regalo que son doce

El verano de 2007, Enrique Meneses me hizo un regalo por mi cumpleaños. Fue algo enigmático: «son doce regalos, para que así lo recuerdes».

Vio que me gustó tanto que lo ha mantenido desde entonces. Y de paso, me insiste en que no deje de hacer fotos.

Se trata una suscripción al National Geographic que devoro cada mes. Me entero de las últimas innovaciones en investigación sobre la naturaleza o las «cholita’s fight» en Bolivia.

Recordé lo mucho que celebro la llegada de cada nuevo ejemplar al ver que frente al Rouge Hotel estaba la sede del National Geographic en Washington DC. Todo un «serendipity».