¿Son los medios un bien público?

“Personalmente, me encantaría que Fox News dejase de aparecer en los resultados cuando hago una búsqueda. Creí que Google lo dejaría pasar, sin embargo, se han involucrado y es algo justo. El nuevo periodismo es un reto del siglo XXI”, insistía, “¿Cómo vamos a saber si los periodistas hacen bien su trabajo si no se les da sustento?”

Laurence Lessig en Campus Party Brasil

La nueva guerra será en la red

Atención: la verdadera guerra cibernética, si se desencadena, podría ser peor que la guerra nuclear. Estamos quizás en algo parecido a la destrucción mutua asegurada, con el grave inconveniente de que no hay superpotencias con capacidad para detenerla, sino múltiples agentes estatales y no estatales de distintos tamaños y propósitos.

Lluís Bassets desde Davos en su blog

Y que se amplíe más allá del viejo Occidente de la guerra fría y sus aliados tradicionales. Debemos hablar seriamente sobre cuáles tienen que ser los límites a la libertad de información en el mundo. Pero debemos preguntarnos por qué los gobernantes autoritarios son tan reacios a dar el paso y mantener este debate. Si piensan que su sistema es mejor, ¿por qué no lo defienden? Si no lo hacen, es inevitable que hasta sus propios ciudadanos y usuarios de Internet tengan la sensación de que a sus gobernantes les da miedo someterse a los focos.

Timothy Garton Ash en “La Guerra Digital” en EL PAÍS

No es país para piratas

“En Brasil el 90% de la población no va a las bibliotecas, cines y teatros. Con internet sí podrán conocer la cultura. En los últimos años se ha creado una clase media con más de 40 millones de habitantes. No los podemos traicionar cerrándoles las puertas. Esto no es un país de 40 millones de piratas, sino de gente con ganas de conocer”

Alfredo Manevy, Ministro interino de Cultura en Brasil.

Igualito que en España…

Cambian los hábitos, ¿cambian los medios?

“Mi madre ya no ve la televisión después de cenar, se pone con el ordenador. Mi padre con el teléfono. Han cambiado los hábitos y la publicidad vale muy poco. No es popular decirlo, pero lo siento por los que trabajáis en periódicos. En Estados Unidos están cerrando porque dan noticias pasadas. Ahora la última hora se encuentra en Twitter y los blogs, los periodistas lo contrastan, investigan y hacen buenas historias con fuentes. Así van a funcionar los medios en internet”

Scott Goodstein, asesor en social media durante la campaña de Obama, clon de Gurruchaga y “chulo-piscinas” en Campus Party Brasil.

Volar con Air China, toda una experiencia

Embarcamos casi puntuales. Por suerte, pedí pasillo y no tuve a nadie al lado, así que disfruté también de la ventana. Resulta que el avión venía de Pekín, hacía escala en Madrid y llegaba hasta São Paulo. ¿No sería más fácil ir por el otro lado del planeta?

El asiento no estaba del todo limpio y olía un poco acidito, pero era bastante cómodo. En cada asiento hay una pantalla, pero echan cuatro películas en bucle todo el tiempo. Dos chinas y dos yankees. El capitán nos hablaba por megafonía en chino y en inglés, aunque a veces se le olvidaba esto úlimo. Como tampoco hablaba muy claro así que…

Nada más despegar nos dieron el “desayuno”, con una tortilla y espinacas. Bastante rico. Al mismo tiempo algunos críos empezaron a moverse por el avión y no pararon hasta llegar. Jugaban también con los azafatos. En una de mis visitas al baño, descubrí que un señor se había sacado un cuenco de plástico y comía los noodles. Fui a pedir agua a los “aeromozos” y tuve que esperar a que se terminaran de pelar una pera.

No lo hacían como chulería, sino con toda normalidad. Eran simpáticos, pero metidos en su rutina.

La siguiente comida me hizo más gracia. Me preguntó que qué quería “fish o chicken?”. Si sólo quedaba pollo, ¿para qué me preguntas, alma de cántaro?

Me tocó una especie de sepia que ni toqué pero sí el arroz y la verdura. (Supongo que al leer por aquí mi madre ya se hacía ilusiones).

Fui afortunada porque a los que parecía compatriotas de la tripulación ni les preguntaba. O son muy resignados o igual están programados en otra frecuencia con los delfines o los silbatos para perros y se comunican por telepatía.

Como pedí Coca Cola light me la dieron de lata. Lo normal era que lo sirvieran de una botella de dos litros.

Me pidió ayuda la vecina de pasillo para rellenar el formulario de inmigración, pero no le entraba en la cabeza que yo no sé chino y ella ni español, ni portuñol, ni francés, in inglés. Al menos no era como el señor de delante de ella, muy trajeado pero aficionado a carraspear cada poco rato y dejar un regalito viscoso en la bolsa que siempre pensé era para potar.

El aterrizaje fue suave, aunque no entendí nada de lo que decía el piloto al final.

São Paulo, Gotham de Latino América

No consigo abarcar esta ciudad. Tiene la pinta que luciría Manhattan en los 70. Llueve flojito pero constante. Hace calor, pero quiero gozarlo. Paso de aire acondicionado. Son incontables los rascacielos, sobre todo de noche, muchos sin iluminación, en abandono, otros en construcción.

São Paulo regala un guiño y una historia en cada esquina.

¿Sabías que el Bingo está prohibido porque se usaba para el blanqueo? Con lo inofensivo que lo consideramos nosotros, vamos, un juego de abuelitas.

Vistas desde Torre Italia.