en de viaje, PTlife

Visita fugaz a la catedral de Burgos

Como Manu venía un poquito después aprovechamos su llegada a Burgos para ver la catedral. “Como la de Colonia pero en pequeño”, nos repetía como un mantra.

Pagamos cinco euros para ver una catedral recuperada al extremo con la ruta bien marcada pero sin el encanto de las que te dejan pasear libremente.

Merece la pena si no fuese porque el mantenimiento lo pagamos todos pero pertenece a un credo.

Ah, no vi nada referente al “papamoscas” del que tanto nos hablaba (y de su mal estado y necesidad de restaurar) en el cole Jorge Briongos Pastor.

¡Deja un comentario!

Comentario