en Así no, Media, Periodistas

Más sobre la condena a los periodistas de la SER

El pasado 23 de diciembre se conocía la noticia: Condenados Daniel Anido y Rodolfo Irago por informar en internet sobre afiliaciones irregulares del PP de Madrid.

No es es que el juez se ponga creativo, es que lo tiene bien pensado.

Lluís Bassets nos alerta sobre las consecuencias de esta decisión judicial en su blog con “¿Quieren dejarnos a oscuras?”:

La sentencia es de una extrema gravedad para la libertad de información. De prosperar esta extraña teoría que convierte la afiliación a un partido en un dato tan reservado como padecer una enfermedad nos encontraríamos con una nueva barrera que protegería unos datos perfectamente relevantes e interesantes para el conjunto de los ciudadanos. Y más, como era el caso, cuando la afiliación en cuestión fue irregular y estaba vinculada a un escándalo político como fue el llamado ‘tamayazo’. Pero, además, si avanzara la distinción que propone el juez, que excluye a Internet de la plena protección constitucional que tienen los otros medios, nos encontraríamos con la aparición de una aberrante jurisprudencia que nos devolvería directamente a los tiempos de la censura. El derecho a expresarse se convertiría meramente en un eximente en el caso de que entrara en colisión con otro derecho que hasta ahora no era prevalerte, como es el de la intimidad o la propia imagen.

¡Deja un comentario!

Comentario