¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Hace unos años mi abuela le peguntó a un vecino que pasaba por delante de su casa “¿Que tal tu mujer?” a lo que él respondió “Regular”. Mi abuela, preocupada, le volvió a preguntar “¿y eso?” a lo que el vecino apostilló “Pues que las hay mejores”