en América Latina existe, Con lengua, PTlife

Feijoada, comida de sábado

Viene a ser como nuestro cocido. En las casas de comida lo dan los sábados. Como los jueves paella por aquí. Fuimos a un barrio popular y al sitio más popular, no por conocido sino por transitado.
Tocaba esperar, en la calle, pero una espera con niños cantando en el balcón y una caipirinha y cerveza alivian en dos sorbos.


Al sentarnos trajeron cuatro panes y una taza con cebolla y aceite. ¡Bomba para el aliento! Mejor pasar hambre que quedarse sola el resto del día.

La gente de alrededor compartía fuentes de carne y arroz, con mandioca, con el fútbol de fondo, barriles para tirar un chopp (leído chopi) que son las cañas nuestras y un crucifijo incrustado en la pared.

La feijoada estaba sabrosa y tirada de precio, infinita, imposible de terminar. El plato típico de Brasil en Boi na Brasa, comedor de mesas pegadas, amistad y ruido, cuesta poco y se recuerda siempre. Si vais por São Paulo, salid del circuito de sitios caros y tirad para allá.

Pd.: Y sobre todo, después de comer, ir a la zona de torre Italia, al ladito, a sentaros. Ni se os ocurra hacer el canelo (como yo)  e ir andando hasta la avenida Paulista con 38 grados, y cuesta arriba. Parece cerca en el mapa, pero ¡es una ciudad de 19 millones de habitantes!

¡Deja un comentario!

Comentario