en Así no, Periodistas, PTlife

Renfe y la atención a las personas con discapacidad

Mañana salgo para Huesca. Vamos a estar un buen grupo de amigos y compis de trabajo por allí. Ramón recoge un premio importante y Duva se estrena en su lado más techie: ¿tendremos sucesos 2.0?

En el tren iremos varios y me acordé de este post pendiente, al hilo de las quejas de Ramón Lobo. Lo de la web de Renfe sigue siendo de traca. Sin embargo, tienen un servicio aún peor, aunque menos conocido.

Se supone que de manera gratuita ofrecen ayuda para discapacitados. Intentan con ello promover que viajen. Me parecía bien hasta que alguna vez viajando con Enrique Meneses, lo hemos probado. La última vez, si no fuese por Rodrigo no podríamos haber llegado a Huelva con todo.

Para empezar tienes que llevar a la persona a un sitio concreto de la estación. Es decir no están en el parking o parada de taxi. Imaginad: saca a la persona, monta la silla, saca los bártulos y vete al punto después de apagar el coche. Lo peor es que se llama el día antes para que la persona de ayuda esté lista y lo apunte. Muchas veces está una persona, o dos, para todos los trener. No dan abasto. O lo haces tú solito todo o pierdes el tren.

Al llegar al destino, sucede lo mismo. Alguien con chaleco amarillo espera en el andén. Ahí está el problema: ¿cómo se baja del tren con sus cosas y la silla si la ayuda espera fuera del transporte? Eso, suponiendo que dentro de su esquema pueda esperar en el andén para llevar a la persona hasta el coche, taxi o la persona que le espere.

Está claro, este servicio nunca se pensó para alguien que de verdad necesita ayuda, o va en silla de rueda y quiere viajar sólo.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Me vas a permtir que te corrija.

    Yo voy en silla de ruedas y uso el AVE con erlativa frecuencia. El billete o saco por internet, voy a la estación media hora antes y allí me acerco a información. A partir de entonces, todo sobre ruedas. Una persona coge mis bolsas y me lleva hasta el mismo tren. Espera a que llegue y, si sobra tiempo, a mí me han llegado a acompañar a comprar los periódicos.

    En el andén se acerca una persona con una plataforma que funciona a la pefección. Ajusta sin problemas en el tren y no hay inclinación peligrosa, ni tambaleos ni nada por el estilo.

    Dentro, hay un lugar reservado: dos asientos, un espacio y una mesa. Puedes permanecer en la de ruedas o, si puedes caminar, sentarte en la butaca. El revisor pasa de cuando en cuando a ver si necesitas algo.

    A la llegada, ya hay otra persona esperando en el andén. sube al tren, coge la bolsa y realiza el proceso inverso. si necesitas que te deje en la parada de taxis o buses, te deja.

    Además, todos los trabajadores de este servicio que conozco (ruta Zaragoza-Barcelona) son encantadores. Ya me reconocen, charlamos, fumamos un cigarro y hasta el próximo viaje.

    Quizá con Meneses tuvisteis mala suerte, pero ojalá todos los servicios para discapacitados funcionaran igual de bien.

    Ah, y disfrutad en Huesca. Yo os seguiré desde el twitter. Qué envidia…

  2. Raúl, me alegra que sí funcione y me reconforta.
    En general, ha ido bien, salvo en Atocha que el punto de comienzo del servicio está muy dentro de la estación y no es fácil llegar.
    Otra vez también hubo problemas en Chamartín porque estaban ocupados todos los asistentes.

  3. He utilizado bastantes veces este servicio de RENFE y hemos tenido mala suerte cuando nos ha tocado compartir viaje. A Murcia y Barcelona, la atención fue perfecta. La Azafata subió al vagón y bajó mi equipaje y me apoyé en su brazo… eso sí, quien te vaya a esperar no puede llegar hasta el vagón pero la Azafata te lleva hasta ellos y en Murcia… hasta la parada de taxis. Seguro que mejorarán las pequeñas deficiencias. También depende del número de discapacitados que viajen en el mismo tren. En Madrid es más difícil y en Atocha más aún porque la oficina de atención al pasajero queda lejos de donde te dejan los taxis o el coche particular que te lleva y debe buscar plaza en el parking.

  4. Hola, Rosa. Soy un auxlilar de Atendo, y buscando comentarios sobre el servicio, he encontrado este post tuyo. La verdad es que el trabajo en sí es bastante gratificante, es un servicio que la gente agradece, no es como ir vendiendo enciclopedias de puerta en puerta. Pero quería aclararte algunas cosas.

    En primer lugar, es un error común que se nos diga que somos de Renfe. No es así, ojalá lo fuéramos. Trabajamos para una subcontratada que nos paga 3,5 euros la hora, con turnos ininterrumpidos de 9 horas y media al día (con derecho a un descanso para comer), trabajando 6 o a veces incluso 7 días seguidos y descansando 2, de los cuales, si algún compañero cae enfermo o se da de baja, nos quitan uno (pagándonoslo, eso sí) para cubrir su turno. Por estas condiciones de trabajo, creo que la empresa roza la ilegalidad, pero tampoco podemos quejarnos tal y como está la cosa, que hay mucha gente en el paro y nosotros al menos tenemos un puesto de trabajo.

    En segundo lugar, como bien te ha explicado Raúl, hay que presentarse en la estación con 30 minutos de antelación a la salida del tren. No podemos esperar a los pasajeros en el parking porque nuestra orden es hacer guardia en los adenes de entrada y de salida de los trenes, por si hay algún pasajero que desconocía nuestro servicio y que necesita ayuda para subir o bajar.

    Y por ultimo, no sé cómo se harán las cosas en Huesca, pero en la estación en la que yo trabajo, los auxiliares subimos al tren para recoger a la persona siempre que sea necesario, como también te ha dicho Raúl. Es más, hay ciertos pasajeros, como los invidentes, que prefieren quedarse sentados en sus asientos hasta que los auxiliares entren a recogerlos.

    Espero que en los próximos viajes el servicio te ofrezca más facilidades. Un saludo.

Webmentions

  • Rosa J.C. » Blog Archive » Renfe mejora su servicio Atendo 09/04/2010

    […] Nada más dejar el taxi, al entrar en la estación encontré la nueva ubicación del servicio Atendo, para ayudar a los disca…. […]