en Con la música a otra parte

12 de Octubre: Fiesta Nacional

Cuando la fiesta nacional
Yo me quedo en la cama igual
Que la música militar
Nunca me supo levantar
En el mundo pues no hay mayor pecado
Que el de no seguir al abanderado

A lo Brassens. O a lo Paco Ibáñez.

Sin embargo, iré a los toros, a la mal llamada fiesta nacional. Todo un acto de rebeldía en tiempos de etiquetas e ideología prefabricada.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Cierto. La mal llamada “Fiesta Nacional” es a menudo un castigo. Yo este año casi no he ido a los toros, pero me temo que, al menos en Madrid, no me he perdido mucho… salvo a Juan Mora, que ya es bastante.