en A flor de piel, Toros y taurinos

Adrián Gómez, se va una ilusión de plata

El torero murió hace más de dos años. Anoche dijo adiós a la vida el ser humano.

Es triste, pero da honor y verdad a una fiesta atacada (que nadie lo malinterprete).

El festival, sincero y sentido, sirvió para demostrar que en un mundo de canallas aún quedan corazones limpios.

Morante se inspira en Vistalegre from Rosa Jiménez Cano on Vimeo.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Con tu permiso, te he “cogido” uno de los vídeos que has colgado en tu blog de El País.

    Yo discrepo: los toreros nunca mueren. No los de verdad.