en A flor de piel, América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Así no

Hasta nunca, Emilio Massera

Hasta las peores personas tienen que les quiera. Puede que hasta yo haya amado a alguien cuyo corazón carezca de nobleza.

En cualquier caso, lo siento por quiénes apreciaron a Emilio Massera, máximo responsable de la ESMA, represor, violador de libertades y opresor en Argentina.

Visité aquel centro de inhumanidad, de castigo, de terror. Supe que por las noches golpearía mi cabeza aquel espacio, lo que allí se respiraba y supe que, aun a mi pesar, tenía que vivirlo, que sentir una mínima parte del mucho dolor que allí se había regalado. A espuertas lo daban.

Adiós, hasta nunca, a una mala persona que murió sin cerrar la herida abierta, con el desprecio de la gente de bien pero sin una condena. Descanse lejos de la gente de bien el torturador Emilio Massera.