Hoy ten miedo de mí

Podéis echaros a temblar. Por mí podéis estar tranquilos. Hoy, la que tiene peligro es mi madre… Bueno, en general, mi familia materna tiene un especial gusto por este día. Unos lo aman, otros lo padecen. Depende del papel que toque. Pasivo o activo. No tiene más secretos… El gusto por las bromas vino con mi abuelo Carmelo, pero ha dejado poso en mi madre. Aunque sea broma, se lo toma en serio.

Si eres parte de mi familia el 28 de diciembre puedes echarte a temblar. Pueden cambiarte el despertador, meterte un chorizo en la cama, hacer que te llaman del banco, o cosas peores… Cambiar la sal y el azúcar. Poner pasta de dientes, mantequilla o vaselina en las llaves de la luz. O, esta es de las que no se olvidan, consiste en coser las mangas del abrigo, de modo que no te puedes poner. Las tortitas (o los crêpes), si las hace, tienen truco: mete un hilo antes y no hay quien lo coma.

La cuestión es que, a pesar de lo relatado, terminaré por caer en alguna.

En ocasiones veo carniceros

Mi infacia siempre reaparece. Ahora que veo bastante a mis primos, me acuerdo de cómo era yo.

Ya sabéis que en las primeras elecciones que recuerdo pensé que en realidad en clase nos iban a poner hámsters o tortugas. Resultó que aquellas peceras eran urnas. Mala suerte.

Dentro de mis traumas extraños están los carniceros. Me arropo hasta las cejas. Aunque sea verano. Tiene su explicación. Cuando vivía en San Fernando el carnicero al que solía ir le faltaban las orejas. No recuerdo si era una o las dos. La cuestión es que solo tenía los lobulitos. Si los moviese daría el efecto de la boca de un pececillo. Nunca supe que le pasó, solo me daba sugus cada vez que mi madre compraba por lo que desarrollé una relación de atracción-miedo bastante extraña.

Antes de saber que igual que existen los accidentes laborales, existe la mafia, trataba de encontrar mis propias respuestas. Siempre pensé que a este señor le entraron en casa y, con uno de sus cuchillos, le segaron los pabellones auriculares.

Nunca supe cómo ni porqué pero desarrollé una teoría propia en la que si dormía de un lado me cortarían la que quedaba al aire. Sí me ponía boca arriba o boca abajo era peor, era pura lotería. Podía salvar ambas o ninguna. Estas eran mis tribulaciones y miedos nocturnos infantiles (sumando los capítulos de los dibujos de dragones y mazmorras como ambientación).

El resultado es que me arropo bien y ¡a esperar que lleguen los intrusos! Supongo que ahora, de mayor ya, al carnicero los pelillos que le salgan se notarán más, por defecto, por la falta de una oreja para comparar. Tendrá a la mujer pasando la gillette todo el rato alrededor del orificio. O igual lo hace con un aparatillo a pilas.

Este verano, en Londres, di un paseo en el que no hacía más que ver carnicerías, como si lo tuviera yo poco metido en la cabeza.

Por suerte, tuve un mantra secreto para sacarlo de mi cabeza con facilidad. Calcetines blancos, risa a destiempo. Calcetines blancos, risa fea. Calcetines blancos, risa horrorosa… Así sucesivamente.  Infalible. ¿Servirá ese remedio para la gripe A? Ojalá. La de vidas que salvaríamos.

Pd.: Todavía no he logrado descifrar mi amor por las tiritas. Pero sigo con la colección

El pequeño Portugal de Newark

Te pones a hablar con el camarero y… resulta que es de la raya seca. Castelo Branco, Almeida, Vilar Formoso, las discotecas de Fuentes, Ciudad Rodrigo… Mucho en común. Ambos con recuerdos del pasado con vino blanco y caldo verde. Bob Harlow es un perfecto anfitrión, curioso por naturaleza, sabe descubrir sitios diferentes allá donde le suelten.

Continuar leyendo

La Ley Sinde, sin paso atrás

Ha sido oscurantista. Un proceso sin dejar sitio al debate, con la Navidad ahí mismo, sin poder tomar el pulso a la sociedad. Entristece que los políticos funcionen así.

No quiero tampoco que nadie piense que lo de bajarse todo es libertad. No. Al contrario, creo que se debe respetar a los creadores e incentivar que lo sigan siendo. Lo fácil es un post como este sería ponerse el lado más radical. Decir que sí a todo, que barra libre y a descargar.

Estoy segura de que mucha gente como yo está dispuesto a pagar por descargas, por ver series, por leer libros pero de una manera mucho más justa. Más oferta, mejor contenido, posibilidad de moverlo entre formatos. En definitiva algo acorde a los tiempos.

No nos engañemos el problema no es tanto de educación como de la industria. De un sistema de explotación anclado en el pasado, en el que la tecnología no se tiene en cuenta.

En Eskup hemos creado un tema para seguir el minuto a minuto con las reacciones y pasos que tenga la más que probable aprobación de esta ley.

Pd.: Este argumentario me parece un insulto a la inteligencia.

Una perturbación en la fuerza

Cenaba con periodistas de vocación pura. Algunos dejaron una vida encauzada por seguir su vocación. Lo admiro. Lo valoro. De mi cabeza no salía una llamada, una imagen, un recuerdo. Escuchar la voz de alguien, cortada, diciendo que le recuerdas a su hermano, desequilibra. Un contable, un filólogo, una psicólogo… ¡Cuántas personas esta noche ponían el broche a un curso cuyo aprendizaje no termina nunca!

Elegí esta profesión en parte por él. Gracias, Tony, por una llamada que no parecía tener sentido, que casi te daba vergüenza. Más que contar, hace falta saber escuchar.

¿Quién escoge los recuerdos? ¿Y los maestros? ¿Y los afectos? ¿Cómo se hace para detectar en cada momento quién aporta algo diferente a tu visión de la vida?

Con Carlos infartado los dos nos acordamos de un artículo especial: Vendrá sin Nochebuena.

Don Tapscott, el poder de compartir

Según me dijo inventó el término “brecha digital”… ¡Glups! Y yo sin saberlo Don Tapscott no solo aboga .por cambios en la educación y en la economía. También en la forma en que las empresas se relacionan con la sociedad y la responsabilidad de las mismas con los clientes.

“La verdadera revolución son los móviles, no el iPad. Pronto llevaremos herramientas todavía más potentes en el bolsillo a un precio más asequible. No creo en una cuarta pantalla, sino en variantes de la tercera. Televisión, ordenador y móviles”

“Se están centrando mucho en [Julian] Assange, los cables y los Gobiernos. Cuando se sepan datos de empresas, sobre todo de bancos, va a cambiar el compromiso con la sociedad”

¿Cómo vivir de hacer videojuegos?

Idéame ha sido una sorpresa. El máster que dirige Pedro González en la UCM, más todavía. ¿Cómo gestionar el talento de unos jugones para convertirlo en su futuro profesional? Con paciencia y un guión claro.

Me llama la atención cuando Pedro dice que más que motivar a sus estudiantes lo que hace es encauzar su entusiasmo hacia el desarrollo del videojuego.

Uno de los aspectos más importantes es que motiven a los chavales para emprender por su cuenta y no solo esperar a que llegue un señor con dinero.

HTC Desire HD: el android más potente

Lo admito: sigo amando a mi iPhone, aunque cada vez me gusta más ponerle los cuernos con Android 2.2 (sobre todo con esa versión). En el Desire es una delicia. Hasta puedo subir fotos a Eskup con el navegador. Algo imposible con otros terminales.

He estado probando el Desire HD, el terminal Android con características técnicas más avanzadas. Al margen de un peso excesivo y algún que otro fallo de diseño, hace muy difícil mantener mi corazón fiel al iPhone 4.

EEUU: La tiranía de la elección

Un día, en la radio, Carlos Carnicero contó que tenía una extraña sensación cuando, recién llegado de Cuba, entraba en un súpermercado y tenía vértigo. En la isla “había yogur o no” pero no tenía que responder tantas preguntas para disfrutar del popular lácteo.

Esta sensación en Estados Unidos se potencia por 20. O más.

Pasas el rato ante las vitrinas sin saber qué deseas. ¿Por qué tantas preguntas por tomar algo sencillo? En ocasiones, dictar la comanda al camarero se convertía en un acto de concentración e introspección. ¿Qué es lo que realmente me gusta?

Llegó un punto en que lo que denominé la tiranía de la elección terminó por dificultarme las cosas.

Me encanta poder elegir entre tantísimas revistas, pero ¿cuál era la que entré a comprar?

Peor si lo que quieres es una cerveza y entras en JajaDeli.

Europa en redes y blogs: pasito a pasito

Sin un programa publicado pero sí público nos encontramos en Córdoba. Fuimos llegando por goteo, informales, cercanos… La primera noche fue de antología. ¿Que a los jóvenes no les interesa la política? ¿Que los bloggers solo hablan de aparatos y vaguedades? Error. Tenían que vernos hasta casi las tres de la noche arreglando el mundo.

La mañana me resultó algo más desordenada y farragosa. Es de agradecer que Pilar de Castillo y Salvador Garriga se sumasen como uno más a las mesas. Las impresiones de Pilar del Castillo, con su espiral del conocimiento en papel, sobre el futuro de la neutralidad de la red me preocupan. Cree que como las operadoras hacen la red, son las más indicadas para gestionarla. Insistió en que han contactado con consumidores y asociación de internautas y parece lo más lógico.

Es decir: poner a la zorra al cuidado de las gallinas. ¡Ideal! Continuar leyendo