en Con lengua

Hung Ry, noodles como nunca antes has probado

Sandro, otro de los anfitriones fetén del viaje a NYC, me dijo que lo peor que te puede pasar es que un restaurante que te gusta salta en el NYT. Olvídate de ir cuando te parezca. Incluso de hacer reservas para la misma semana. A medida que aumenta la fama lo hacen los precios.
Algo parecido me contó Bob con un bar de Chinatown, como es obvio, no se refiere al del pescado flotante y la calificación sanitaria de B.

En todo el viaje ha sido muy difícil repetir visita a un restaurante, pero uno sí mereció tal honor. Hung Ry, en Bond Street 55, entre el SoHo y el Village, une espectáculo (sin querer serlo), buen ambiente y una comida de lo más interesante. Lo sorprendente es que, además de tener grandes críticas de blogs y sitios de comida, aparece destacado en el WSJ y el NYT.

Esto va a ser como cuando comenzó Belmonte y le preguntaron por él a El Guerra: “El que quiera verlo, que se dé prisa porque ese durará un suspiro”… Sobrevivió al toreo y cambió, para siempre, la historia de la Tauromaquia.

Es difícil tomar algo tan sabroso, natural y con una elaboración tan sorprendente. Hasta te preguntan si prefieres los noodles (fideos) finitos o anchos, y después, se hacen con las manos.

Pd.: A los amigos os recomiendo ir el sábado y comer en la barra. Si sois muy amigos míos lo comprenderéis al instante. Si tenéis suerte conoceréis a Amadeus, un auténtico ciudadano del mundo.

¡Deja un comentario!

Comentario