en Internet, Tecnología

World of Warcraft, una aventura social

Una rueda de prensa en la que eres «alguien normal». Los frikis son otros. Los que preguntan por orcos, por ejemplo. Y por los cambios en los goblins.

Blizzard es lo más parecido a Apple pero en el mundo del videojuego. Han presentado una nueva versión de World of Warcraft. Cataclysm, se llama. El cataclismo es el que se debe llevar su competencia cuando vean la fuerza de este juego: 12 millones de jugadores en todo el mundo. No es una cifra inflada. En absoluto. De hecho los jugadores pagan por entrar al juego y no solo por adquirir el software. También se rascan el bolsillo por adaptar la montura a su gusto. Un millón de personas pagó 25 dólares por tener un caballo alado, tipo pegaso. Un caballo bonito pero que, para evitar que sea un privilegio para los que tienen dinero, no sirve para nada. Solo es bonito, pero inútil.

Mientras el creador de este universo Cory Stockton me despejaba algunas dudas, los fans le pedían que firmase autógrafos. Flipo con estos meta-universos. Cuidadín, comienzan a aterrizar en móviles.