en Tecnología

Coches conectados

Alemania, la gran fábrica de los coches robustos, tiene una posición extraña con respecto a la tecnología. Solo los modelos de gama alta incluyen adelantos que facilitan saber qué está cerca, cómo llegar a un lugar, hablar sin manos…

Ford mantiene una postura radicalmente contraria. Quiere popularizar estos servicios, que cualquiera que compre un modelo suyo se ve lo máximo posible. Así lo hizo saber en CeBIT.

¿Quién ganará la batalla por el coche 2.0?