en Así no, PTlife, Un paseo por Manhattan

Guitarra voladora

El 1 de julio Fany y yo nos vamos de boda. Va a molar bastante. Es en Nueva York. Ya tenemos decidido uno de los regalos. Durante un tiempo pensamos en una guitarra. Estuve en Casasimarro, un pueblo de La Mancha, donde las fabrican de manera artesanal.

Después nos dio miedo el transporte.

Creo que hicimos bien. David Carroll vio como una de sus guitarras era maltratada en un vuelo. Al no hacerle caso la compañía aérea, United Airlines, les dedicó una canción.

Finalmente, le pagaron una nueva.

Creo que tomé la decisión correcta. Las guitarras tienen mástil, pero no alas. No sirven para volar.

¡Deja un comentario!

Comentario