en de viaje, Por el corazón de Europa, PTlife, Viajes

Volver a Berlín

El verano pasado estuve por allí. Fui sola pero pronto encontré compañeros de viaje. Patricia Sevilla Ciordia, su chico y su madre hicieron de guías de excepción por Berlín.

Carlos, amigo de Fany, me llevó a conocer algo emocionante Beelitz, un lugar con un hospital abandonado. Cuenta la leyenda que allí estuvo Hitler por una dolencia de pulmón o pierna (según versiones).

Hacía años desde la última vez que salté una tapia, me colé en un sitio y trasteé.

A comienzos de agosto volveré por ahí pero esta vez con amigos de toda la vida. Alojamiento diferente a la del verano pasado y mucho por descubrir. ¡Berlín es infinito!