en PTlife, Videojuegos

Sonic, ese viejo amigo

Primero lo jugué en la Mega Drive que echaron a Nono por su comunión. Yo no hice la comunión, y tampoco tenía Mega Drive. La mía era una Máster System, pero la I, la que permitía elegir entre cartucho o tarjeta, entre pads o pistolas. Así conocí a Sonic, que ya tiene 20 años.

Fue el primer juego que me dio verdadera sensación de velocidad. Después llegó Tails, un nuevo aliado contra el Doctor Robotnik.

Ha pasado de juego franquicia, a segundón. ¿Quién me iba a decir a mí que se podría jugar al erizo azul en una consola de Nintendo o Sony?

¡Deja un comentario!

Comentario