en A flor de piel, Con lengua, PTlife

Sabores con solución

Me da igual. Ya no me importa. Me da lo mismo. Aprendida la lección, pasamos a la fase de identificación con cuestiones culinarias. Los sinsabores con sabor.

¿Sabéis qué? Que hasta el limón más agrio, hasta la acidez más extrema, puede terminar por ser dulce.

Y ya puestos… los lechuguinos como yo terminamos por salir a flote.

Amiguitos, vuelvo a sonreír.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Hey, Jose, mil gracias. :) Nada, un disgustillo temporal. Hoy me llamó mi jefe-despertador, a las nueve y media, para ver qué tal. Pasar página ayuda.
    A ver cuándo te dejas caer por Madrid… :P