en Libros, letras y sueños de papel

¿Dónde están los suscriptores digitales?

El paywall, muro de pago, valla o como queramos llamarlo, del NYT es uno de los más laxos. Permite entrar y salir sin dejar dinero en caja sin demasiada dificultad. El reto, en todo caso, es hacer ver al lector que ‘lo necesita’, que debe pagar por una información mejor que la del resto. La cuestión es, ¿dónde están esos clientes dispuestos a pagar por mejorar su experiencia?

Al parecer, al menos por la publicidad, en el metro. En el subway, este verano, la invasión de carteles para conocer qué se esconde detrás de una suscripción digital (menos de 20 euros), era notable. ¿Es ese el lugar para captar suscriptores? ¿Seguimos queriendo leer los medios en el metro?

¡Deja un comentario!

Comentario