en de viaje, Made in USA, Tecnología

CES 2012 y un paseo por Las Vegas

Una semana que parece un suspiro o eterna, según se mire. Ha sido alocado y cansado.

En lo profesional me ha dado mucho de sí, CES se ha superado:

En lo personal, un poquito menos, pero estuvo bien reencontrarme con compis y conocer algo mejor a Javier. Tuve poco tiempo para pasear o ver algo que no fueran cacharros. La noche del martes estuve en el teatro del Hotel Wynn, a ver el espectátulo de Cirque du Soleil. En la ciudad hay bastantes, tiene algo así como una sede permanente y shows únicos. Le Rêve supera cualquier expectativa. Es simplemente grandioso, arrebatador. Roba tu atención, toma tu corazón y pugna por meterte bajo el agua. Es inmersivo pero no salpica. Una experiencia para vivir.

Al final, cosas mías, salí con una reflexión: Ojalá los toros cada tarde este nivel de excelencia. No hablo de arte o verdad, sino de excelencia, de llegar un espectáculo en cada actuación a un nivel superior.

El jueves tomé rumbo al norte en eso que Fany conoce como ‘el reto’ para ver la antigua Las Vegas, el downtown que dicen por aquí. Mucho más decadente que el strip pero también más auténtico. Ahí es donde están las famosas capillas de las películas, los señores que arrastran su vida en carritos de la compra mientras pegan sus labios a una botella cubierta en una bolsa de papel de estraza. Dicen que se aparca fácil, es barato y el country manda.

Me quedo con las ganas de visita la presa Hoover y el gran Cañón.

¡Deja un comentario!

Comentario