en Tecnología

Una tableta por niño: del OLPC a OX

El OLPC, como se conocía inicialmente al proyecto de Nicholas Negroponte  no terminó de cuajar. Al menos no al 100%. La idea del presidente emérito del Instituto de Tecnología de Massachusetts era crear un pequeño portátil, enfocado en la educación por menos de 100 dólares. De ahí su nombre: One laptop per child, un ordenador por niño.

El precio se dobló, pero no solo se conviritió en una realidad en muchos países, sino que inspiró una nueva categoría de ordenadores, los netbooks. El mercado de consumo quería usar portátiles mínimos para ver su correo y navegar en viajes sin tener que cargar tanto. ASUS fue la primera en ver el filón, con sus EEE. Gracias a esta línea se ha convertido en uno de los primeros fabricantes mundiales, cuando antes se limitaba al mercado asiático y la creación de places base. Los netbooks, tres años después de su explosión, se han reconvertido en Ultrabooks, las estrellas de este CES.

Negroponte mantiene su cruzada educativa y tecnológica. Ahora con las tabletas. Durante CES ha presentado, con excelentes críticas, la tableta que servirá de ayuda a los países en vías de desarrollo a dar una educación acorde a los tiempos sin un gran desembolso.

Recibe el nombre de OX y, esta vez sí, el precio es de 100 dólares. Mantiene la estética de la anterior, con el borde en color blanco y la cubierta de goma (apta para el descuido de los críos y salpicaduras) en un verde vivo y una funda de goma a juego. La pantalla es de ocho pulgadas, inferior a las del iPad y una pulgada mayor que el Kindle Fire, un modelo que ha destacado por su bajo precio.

Por supuesto no es la más potente, tampoco destaca por su memoria, con 512 megas de RAM y 4 gigas de almacenamiento, pero sí por su capacidad para adaptarse. Al contrario que muchos modelos, tiene puerto USB similar al de los ordenadores y MicroUSB, así como entrada y salida de audio. Esto último ayudará, por ejemplo a añadir instrumentos musicales y auriculares. Otro de los aspectos que se ha cuidado especialmente es la duración de la batería. De hecho, bastará una manivela para darle 10 minutos de autonomía.

La nueva OX se enfrenta a una inesperada competencia, una tableta hecha en India, considerada la más barata del mundoLa diferencia, como se está demostrando cada vez más en este CES, es el contenido. XO es compatible con Android pero tendrá también un sistema operativo demonimado Sugar, basado en Linux, con las aplicaciones adaptadas para el entorno educativo.

Ed McNierney, responsable técnico del proyecto, cree en la libertad de elección: “La tableta es abierto. Lo hemos hecho así para que en cada país decidan si quieren Android o Sugar”.

Como sucedió con los OLPC las tabletas no se venderán a los consumidores, sino directamente a los países e instituciones para asegurarse de que son empleadas para el fin con que se crearon.

Los primeros envíos serán en marzo, pero no han aclarado qué países la estrenarán. El primer complemento es el Smile Plug, pensado más en el profesor que en el alumno, sirve para dar conexión wifi hasta a 60 dispositivos y permite al gestor de la red controlar el contenido al que se tiene acceso.