en Tecnología

Adictos a las aplicaciones

Antes eran programas, ahora son aplicaciones. Supongo que las llamamos así porque, teóricamente, sirven para hacer cosas más concretas en pantallas de menor tamaño, pero no estoy tan segura. Las aplicaciones son algo más que una moda, son un mercado floreciente y tema de conversación.

Según The App Date estamos enganchados. En España se descargan 1,4 millones diarios. En nuestros móviles tenemos alrededor de 28 y en las tablas 25.

El lado más oscuro de las aplicaciones de redes sociales se ha reflejado esta semana, cuando hemos sabido que Facebook, Twitter, FourSquare y Path almacenan la agenda de contactos durante 18 meses.

Nick Bilton, periodista por el que siento especial admiración, analiza en su columna Disruptions (interesante siempre) la ruptura de confianza por parte de estos servicios y la necesaria reflexión que deben hacer para volver a ganarse a los usuarios. No solo es cuestión de transparencia, sino de sentar unas bases para el futuro sin poner en peligro la libertad.

¡Deja un comentario!

Comentario

  1. Realmente se las llama app porque .app es la extension equivalente a .exe en no recuerdo exactamente que SO y Steve Jobs, que lo usaba, llamaba así a los programas. El resto es historia.