en Así no

Taurocaspa y carteles

Tanto Serafín Marín como Paco March denuncian la taurocaspa. ¡Bien hecho! El lu nes no pude ir a la presentación de los carteles para la prensa. Estaba enfracasda en mis tecno-labores. Me llamaron la atención los comentarios pidiendo una presentación de San Isidro para todos. Entiendo que, por definición, una rueda de prensa es para los medios acreditados que cubren la información taurina o incluso generalistas que, ante un hecho de este interés, acuden. También creo que si de verdad quieren hacer creer a alguien que la unión de tres empresarios, que en realidad es un fichaje con un sueldo como consejeros de Simón Casas y Toño Matilla, era para poner a la fiesta en el sitio que corresponde la primera feria que organizan tendría que tener un marco de presentación acorde.

En los últimos tres años he ido a varios museos con motivo de presentaciones, pero ninguna era taurina. Las comparaciones son odiosas. Así, que me venga a la cabeza tengo un par de ejemplos. La semana pasada rechacé una invitación de Nintendo para un pase privado por el Museo del Louvre con su director como guía para contestar dudas y exponer las novedades. He acudido, por ejemplo, a una fiesta privada en el Thyssen porque Samsung sacaba una tele ultra pija. Si los toros están en cultura, ¿por qué renunciar esto? Ya tiene delito que las empresas de cacharrería se den cuenta de que así ganan cierto halo y los taurinos sigan en su cueva.

Todo esto resulta menos lógico todavía si se tiene en cuenta que a finales de temporada Taurodelta organizó una jornada de gran interés en el Wellington. Entonces, tenían que hacer méritos para revalidar la plaza, escuchar al cliente. Lo que tendría que ser un método de trabajo constante resultó ser solo un guiño, una anécdota.

Me apena porque la forma, los modos y el realce de la feria deben empezar por detalles como ese.

¡Deja un comentario!

Comentario