Todo el mundo cierra el blog por vacaciones. Yo pretendo retomarlo.

En esta ausencia, injustificada, recuperé sensaciones infantiles sobre dos ruedas, di un par de saltos mortales, leí poquito, tuve han travesía del desierto papelero de tres semanas y viví cada instante.

Lo mejor está por llegar.

Tempelhof: despegando