Felices 80, abuela

Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, PTlife Nadie abrió la boca »

Cada vez que me enfadaba decía lo mismo: “Me voy a ir a vivir con abuelo y abuela”. Era mi refugio, mi vuelta idílica al lugar donde una vez fui feliz. Estar cerca de mi abuela me hace sentir así, aunque sigo echando de menos a quien me enseñó valores casi en desuso y una desmedida afición a los toros.

Mi abuela María, además de mi líder de opinión, es el núcleo que nos une a todo. Siempre dispuesta, capaz e impetuosa. No conozco a nadie con tanta imaginación para construir de la nada.

Gran parte de mi imaginario infantil viene de abuela, de su gorrini (un pájaro que se posaba en su hombro), del vestido llegado de Argentina que su madre deshizo para hacer calcetines a sus hermanos o de la mazorca de maíz con una tela que era su muñeca. En tiempos en que se nos ha olvidado lo que es pasarlo mal, yo me acuerdo de aquellas gafas que llevaba a la cárcel o de que los Reyes solo le echaban una naranja o una figurita de mazapán. Nunca la ha escuchado quejarse por ninguna de estas circunstancias. Mis abuelos hicieron de mí una niña abierta, feliz y que hasta que llegó al mundo real pensaba que todos los niños tenían una tía MariCarmen.

- Abuela, tengo hambre.

- ¿Qué quieres, bonita?

- Migas con chocolate.

Hasta nunca, Emilio Massera

A flor de piel, América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Así no Ya van 3 comentarios »

Hasta las peores personas tienen que les quiera. Puede que hasta yo haya amado a alguien cuyo corazón carezca de nobleza.

En cualquier caso, lo siento por quiénes apreciaron a Emilio Massera, máximo responsable de la ESMA, represor, violador de libertades y opresor en Argentina.

Visité aquel centro de inhumanidad, de castigo, de terror. Supe que por las noches golpearía mi cabeza aquel espacio, lo que allí se respiraba y supe que, aun a mi pesar, tenía que vivirlo, que sentir una mínima parte del mucho dolor que allí se había regalado. A espuertas lo daban.

Adiós, hasta nunca, a una mala persona que murió sin cerrar la herida abierta, con el desprecio de la gente de bien pero sin una condena. Descanse lejos de la gente de bien el torturador Emilio Massera.

Adiós al pingüino Néstor Kirchner

A flor de piel, América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Política Ya van 2 comentarios »

Los sacó de la maldita estrofa “cinco presidentes en una semana“, de cada días “más desnutridos en el granero del mundo”. Para mí Néstor Kirchner era el clon del Dioni en el Cono Sur. Hasta que fui invitada a un asado (hasta entonces lo habría llamado barbacoa) en Galapagar. De esa noche salieron amistades maravillosas.

Despertó en mí un cariño especial por Juan Cabandié, que renacía por entonces con nueva identidad. Tomé contacto con Maxi, Facundo y un grupo selecto de peronistas. De ahí salió mi amistad perenne y matriz de muchas otras, con Sebastián Lorenzo. Gracias a él están en mi vida Sol, Javier Tucu, Danny Vilar y Leandro Vidaurre (y esa camiseta con una gran K que todavía uso para dormir).

Loca por entender algo del peronismo, entre copa y copa en Huertas, me lo soltaron de pronto: “Vos sos peronista pero no lo sabés. El peronismo es como una hepatitis, vos lo tenés pero no sabés cómo se manifiesta”. Quedó mucho más claro.

En un momento entre bromas comenzaron a cantar el himno. Carlos Bettini, el embajador en España y, con permiso de Pizarroso, el flequillo más cuidado a este lado del charco, sacó su teléfono y llamó “al pingüino”. No entendí nada, pero se iban pasando el teléfono. Estaba hablando con el presidente de su país, con Néstor Kirchner. Esos “cuadros jóvenes” que venían a mejorar su formación, sobre todo en el uso de Internet, se emocionaba al relatar su experiencia al jefe de Estado.

Con sus virtudes, muchas, y con sus defectos, alguno hay, va mi sentido pésame para todos los que quisieron a Néstor Kirchner, a quiénes creen que Argentina merece un futuro mejor. Argentina, siempre, en mi corazón.

Rodolfo Walsh, el nuevo periodismo vino del Sur

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Libros, letras y sueños de papel Uno se animó a comentar »

La primera vez que escuché su nombre fue en boca de Moeh. Me habló de Operación Masacre. Él a su vez había leído el libro por recomendación de Willy Altares. Así me enteré de que el “nuevo periodismo” no sólo lo inventaron Tom Wolfe y Truman Capote, sino que un poquito antes en Argentina lo practicaba un tipo llamado Rodolfo Walsh.

Le costó cara la valentía. No sólo por esta obra, sino por su manera de ejercer el periodismo.

Compré el libro después de una comida con excelente techie-sobremesa con Mauro. Me encargué de traer conmigo varios ejemplares para los más íntimos.

Álvaro Liuzzi, explorador de la web y profesor universitario, ha revivido los momentos más interesantes del rompedor Rodolfo Walsh en el mundo 2.0. Rodolfo Walsh ha renacido en Twitter. Celebro la idea.

Tu Bicentenario

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades Ya van 6 comentarios »

Vanis , Álvaro Liuzzi (junto con otros amigo de ambos que no conozco) y Nico, al que no identificaba como Sicrono,  se han líado la manta a la cabeza para celebrar un bicentenario de la independencia de Argentina muy 2.0: Tu Bicentenario.

Mirad cómo ha cambiado el entorno del Obelisco.

Obelisco (Buenos Aires) from Tu Bicentenario on Vimeo.

Sandro, el rockero argentino, el de “Rosa, Rosa”

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Melodías y sonidos para una vida desafinada Nadie abrió la boca »

No tenía ni idea de quien era hasta que conocí a Seba Lorenzo. Cada vez que nos veíamos me regalaba la canción. Como buen rockero rendía así tributo al ‘Elvis’ de América Latina. Sandro acaba de morir.

Chicharrón concha

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Con lengua, PTlife, Visto por ahí Ya van 11 comentarios »

Creo que son los chicharrones más grandes que vi nunca. Fue en Costa Rica. Lo que no sé es qué pensarán mis amigos argentinos del nombre del alimento.

chicarrongigante

Las chicas y la tecnología

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Las chicas son guerreras, PTlife, Tecnología Ya van 10 comentarios »

Si Paula Carri me pide algo, lo tiene que tener sí o sí.
El próximo 13 de Noviembre tiene lugar en Argentina “Mujeres Online: una mirada femenina sobre Web Social y Nuevas Tecnologías”.

Por este motivo le hice este vídeo explicando cómo uso la tecnología y las dificultades que tenemos las chicas con la misma. En realidad, no es algo tan tan complejo de explicar.

Las chicas y la tecnología from Rosa Jiménez Cano on Vimeo.

Análisis argentino

Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, miniposts, Política Nadie abrió la boca »

Como siempre, Sebastián Lorenzo analiza con acierto el resultado electoral de su país. Recomiendo su lectura. Además, han hackeado la página del partido de Kirchner sin gracia ni acierto alguno. ¿Para qué sirve eso?

Lanata deja Crítica

Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Libros, letras y sueños de papel, Media Uno se animó a comentar »

El 2 de marzo de 2008 nació Crítica de la Argentina, un periódico de papel. La última vez que estuve en Argentina lo leí mientras volvíamos en barco de Uruguay. No me pareció gran cosa. De hecho, me sorprendió ver fotos pixeladas y noticias sin firma alguna. En algunos aspectos, me pareció poco serio, como poco contrastado, como diciendo pero sin querer decir

Me entero por el blog de Darío Gallo de que Jorge Lanata deja el periódico para pasarse a la tele.

Luto por Alfonsín

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, miniposts Ya van 2 comentarios »

Ya sabeis que Argentina es mi debilidad. De hecho, no es que perdiese la selección, es que no tenían ánimo después de la muerte de Alfonsín. Por cierto, me enorgullece tener un embajador así.

Argentina y España, unidas pero todavía incomprendidas

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades Ya van 14 comentarios »

Al salir del taller de blogs de Diputados del PSOE, llegué a la plaza de Neptuno, lugar de celebración de los hinchas del Atlético, donde juega el Kun Agüero. La bandera argentina junto a la española anunciaba en el corazón cultural, en la milla del arte, donde están los grandes museos, la visita de Cristina Fernández de Kirchner.

Cuando estoy en Argentina me sacan dos temas sobre España que me cuesta bastante explicar. El primero es el de los toros, pero en los últimos días he conseguido un buen argumento de la mano de Esplá. No pido que a nadie le gusten allí, símplemente un mínimo de apertura cultural, de mente abierta y de capacidad para conocer culturas.

Por otro lado, otra cuestión que se suele usar para hacer ver que los españoles vivimos anclados en el pasado o, peor aún, bajo régimen feudal, es el hecho de que seamos una monarquía. Si supieran la legitimidad que ganó la Corona la noche del 23F tras la actuación del Rey Juan Carlos en aquel golpe de Estado. Si conocieran su apuesta por el pueblo y la democracia, seguramente entenderían su papel y su importancia. Por eso les invito a ver el especial de RTVE sobre este hecho que ayuda a conocer esta parte de nuestra historia más reciente.

Me gusta hablar más de estos pequeños detalles y curiosidades que de las historias entre empresarios de un país y otro. Al menos en el blog, claro. Quizá, el descubrir cómo son los argentinos en sus costumbres sea también uno de mis grandes vicios bloggeros.

Artículo para mi columna con periodicidad intermitente en Noticias LA.

Sin monedas

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Economía, miniposts Nadie abrió la boca »

El tema de las monedas en Argentina en EL PAÍS.

Experimento de periodismo 2.0

América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Bolivia cambia, Media, miniposts Nadie abrió la boca »

Conexión y experimento periodístico entre Bolivia y Argentina.

Visita a la ESMA; para no olvidar

A flor de piel, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Así no, PTlife Ya van 16 comentarios »

Fueron los momentos más duros del viaje a Argentina. Tanto que no encontré momento para postear, pero no quiero dejar de hacerlo. Hay que dejar constancia de alguna manera. Salimos de allí sin hambre, con ganas de abrazarnos y el ánimo hecho un guiñapo.

Sabía de los asesinatos y los “vuelos de la muerte” por las noticias, pero no supe de la existencia de la ESMA hasta que conocí a Juan Cabandié. Él nació allí y hasta entrado en la veintena no supo su identidad real.

Mientras estuve en Buenos Aires, cada noche, al apagar la luz de la habitación del hotel, se me hacía un agujero en el estómago. Mientras visitábamos las lúgubres estancias de un edificio con olor a rancio me rondaba en la cabeza que tarde o temprano terminaría soñando con todo aquello.

“Yuyo” Conti nos llevó, guió y cuidó durante la triste visita. Ya de camino al centro nos contaba cómo un amigo de la familia, veterinario militar, un día de vacaciones a mediados de los ochenta les habló, medio tajado por lo que no le dieron mucho crédito, de unos vuelos a los que había sido invitado. Lanzaron personas vivas al mar y no lo pudo sorportar. Dejó al poco tiempo el cuerpo militar. Este tipo de “invitaciones” servían para implicar a todos los niveles. Una manera de definirse, de aguantar, de tragar, de crear silencio, de “o conmigo o contra mi”.

Este campo de concentración y exterminio funcionó entre 1976 y 1983. El centro es muy grande, pero la zona dedicada a estos nefastos menesteres, estaba concentrada en un lugar pequeño: el sótano del casino de oficiales y el último piso del mismo edificio; ya en la buhardilla.

Allí vivían 160 militares, los de más alto rango de la organización. El pacto de silencio militar se ha mantenido hasta hoy. Lo que más me duele es el caso de “los verdes”, chavales de entre 15 y 18 años encargados de vigilar a los detenidos en “capucha”, zona de cautiverio, y que aún siendo jóvenes, nunca han hablado de lo que hicieron o vieron. De hecho, por edad, se deduce que son los que hoy forman la elite militar del país.

Los testimonios que han ido quedando, escasos, porque sólo se salvaban algunos que creían rescatables según sus parámetros. Algunos peronistas pudieron seguir vivos y trabajar en el campo. Los querían rehabilitar. Al llegar allí muy pocos seguían vivos 72 horas después. Se les daba la bendición tras la tortura e interrogatorio y les hacían creer que les daban unas vitaminas para que se dejasen sedar. Las víctimas pensaban que serían sometidos a trabajos forzados y por eso tenían que estar fuertes. En realidad, iban a ser lanzados vivos al mar. Se dio el caso de algunos que se quisieron envenenar para morir. No era posible en la ESMA. Se les lavaba el estómago, aunque puede que horas después fuesen a morir tras arrojarlos al agua. Se cree que a otros los quemaron en las propias dependencias militares. Lo importante es que les quedase claro que allí, las víctimas no mandaban, en nada, tan siquiera, en su destino. Los militares decidían en qué momento se acababa con cada vida.

Entre los hechos más graves, o que menos me encajan, está que al llegar las hacían llamar a sus casas. Se grababa la llamada. Por teléfono les hacían saber a sus familiares que habían sido secuestrados, para el rescate tenían que aportar todas sus pertenencias. Así el ejército se quedó con casas, televisores, terrenos, negocios y bienes de las familias de los “desaparecidos”. ¿Si lo que les molestaba era su idelogía por qué les quitaban también sus bienes materiales? ¿Por qué se enriquecieron con ellos? Se llegó a establecer una inmobiliaria para revender las propiedades.

Los que estuvieron un tiempo en “capucha”, estuvieron en esta zona comían sin saber que se llevaban a la boca, era algo así como carne, pero alguno no quiso ni probarlo por pensar que hasta cocinaban personas. Los testimonios de cómo establecían comunicación con escasos roces y lo que significaban en su metalenguaje te reconcilian con la humanidad.

Durante 1979, tras varios testimonios, hubo una visita de los defensores de los Derechos Humanos. No sirvió de nada. Los escasos testimonios de supervivientes hablaban del ruido del ascensor, de la distribución del sitio y detalles que cambiaron sólo para engañar a la delegación mientras se torturaba en el sótano. De hecho, al enterarnos de en qué condiciones llegaron allí, te sorprende la capacidad humana y como se agudizan los sentidos para recordar y percibir detalles en los que no repararíamos normalmente.

Se estima que más de 5000 personas estuvieron en este centro. Se les numeraba del 0 al 999 y hasta cinco veces se dio esta cifra a diferentes prisioneros. Como es habitual, se “cosifica” a la víctima. Es el primer robo de los muchos a los que fueron sometidos. Sigue leyendo…

El hambre es un crimen

A flor de piel, América Latina existe, Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Así no Ya van 3 comentarios »

Ya lo decía la Bersuit:

y hay más desnutridos en el granero del mundo… descuartizan vacas en Rosario.

Soledad Gallego-Díaz nos recuerda la situación actual con los Chicos del Pueblo:

Ocho niños menores de cinco años mueren por desnutrición al día en Argentina, uno de los mayores exportadores de alimentos del mundo, según datos del Centro de Lucha contra el Hambre (CLH), dependiente de la Universidad de Buenos Aires.

Los responsables de Chicos del Pueblo han denunciado, además, las presiones y amenazas de que son objeto en muchas localidades de Argentina, sin que la policía ni los responsables oficiales hagan nada para protegerles. Los educadores y militantes del movimiento han sido repetidamente asaltados y golpeados y son cotidianas las amenazas por teléfono de gente que les exige que dejen de hablar del hambre porque “perjudican la imagen del país”. Entre septiembre y noviembre, cuatro miembros del grupo fueron secuestrados por hombres encapuchados que les introdujeron violentamente en coches y les golpearon amenazándoles con matarles o quemar sus instalaciones si no abandonaban sus actividades.

Costumbres Argentinas

Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, PTlife Ya van 8 comentarios »

Todavía me queda algún post perdido de Argentina. Este es una colección de “costumbres” o hechos diferenciales que me llamaron la atención.

- Economía: Tenemos lo de las monedas, la falta de liquidez y lo mejor de todo: dicen que no se creen la crisis. No tanto, pero sí aseguran estar acostumbrados a las mismas y sobre todo, creen que después del 2001 están entrenados para aguantar casi cualquier cosa.

- Política: La gente considera que todos los políticos roban. Según mi primo también el presidente de River, su equipo. Así, sin más. Noté mucha confrontación pero poca negociación entre políticos de diferente signo. Sirva como ejemplo el caso de la Villa 31. Ángel Cappa nos lo corroboró. Además, los políticos no encajan demasiado bien la labor de la prensa. Lo comprenden, pero no es raro que se concedan entrevistas. Es extraño que acepten públicamente un error, más aún que comprendan que para hablar bien de ellos no está la prensa, sino las herramientas de propaganda propias de los partidos.

- Medios: De la tv ya os dije. Casi todos tienen cable. Con el tema de la Davis me lo dejaron claro. Los medios dan fútbol. El tenis es para pocos. Como era la final y parecía fácil ganar se hablaba, pero “no te engañes, si perdemos se tirarán dos años sin hablar de tenis”. Papel, no cuidan demasiado las fotos y en general el papel es de poca calidad. Con lo de las fotos llegué a la conclusión de que es por ahorrar, porque parecía -por el resultado en la edición impresa de los diarios- que mandan al tío a que ilustre el acto sin más. Salía lo típico: una persona sentándose en la mesa con otra, pero no gestos durante una conversación, movimiento, curiosidades, algo artístico… En Crítica de la Argentina, muchas noticias sin firmar, ni agencia, ni periodista. ¿Cómo me fío así de lo que leo? ¿Se lo inventan o qué?

- Hielos: Se ríen cuando pedimos café con hielo. Pides una coca cola y la traen sin hielo, sin embargo, los toman de la cubitera en la que está el champán enfriándose y se los echan en la copa del espumoso mientras los españoles nos mirábamos con cara de asombro.

- La comida: Rica, variada, abundante, trabajada. En cada sitio tienen una carta muy muy extensa. No trabajan mucho el pescado pero son únicos con la carne, la pasta y todo lo que provenga de Italia. Me tuvieron que explicar que una minuta es lo que se hace rápido y suele ser entrante, pero no tiene porqué.

¿Qué os voy a decir? Adoro Argentina. “Costumbres Argentinas” da nombre a este post, creo que fue una de las primeras composiciones de Calamaro cuando comenzaba su andadura musical, era teclista en el mítico grupo “Los abuelos de la nada”.

Buenos Aires en imágenes

Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Fotos, miniposts Ya van 2 comentarios »

Por fin he sacado el tiempo para terminar de subir las fotos del viaje a Buenos Aires.

Humor argentino en escaparates

Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Visto por ahí Uno se animó a comentar »

Son agudos como ellos solos.
Los primeros de La Boca; el segundo de San Telmo.

¿Cuál prefieres?

Hotel El Conquistador en Buenos Aires

Argentina, Buenos Aires y otras debilidades, Hotel dulce hotel Uno se animó a comentar »

Durante la estancia en Buenos Aires estuvimos en el Hotel El Conquistador. Mejor wifi imposible. La zona, genial, con todo a mano. Bueno, también un montón de puticlubs, pero no estorba y casi, como había tanta policía alrededor, sabías que no te podía pasar nada.

Nos han tratado genial, terminamos haciendo amistad con Ángel Cappa y con Gastón, el dire del hotel. Si tengo que destacar algo es lo bien que nos trataban en la cafetería y, esto es muy importante, un internet a toda velocidad y con muchísima cobertura wifi. Una red por planta y subida de vídeo hasta a 80kbps. ¡Increíble!

Special Thanks To:Romow Web Directory & WordPress Themes
Entradas por RSS Comentarios por RSS Acceder
Clicky Web Analytics