Che, El Argentino

Mi debilidad por los biopics hace que vea la peli con buenos ojos, aunque desde mi infancia no veía cine por la mañana. Las 11:15 de un domingo no es hora, creo que no veía algo así con colegas desde alguna vez que se quedaron en casa amigotes y terminábamos la madrugada con Julito Aparicio y el de Alcurrucén.
Mereció la pena el esfuerzo a cambió de ver la peli de Che El Argentino con Enrique Meneses -espero que me haya perdonado por preguntarle cosas mientras se interesaba por los títulos de crédito, parece que no sólo los gafa-pasta leen las letras esas del final-porque estuvo bastantes meses en Sierra Maestra durante la Revolución. Mola ir con él porque decía que el Che no era tan alto, y se reía con muchas “exageraciones” o licencias dramáticas.

Por lo demás, no me ha parecido mal. Tampoco se pasan a la hora de hacer del Che algo más allá del héroe de las camisetas. La segunda parte, por aquello de mi vena boliviana, me gustará también.

De Cuba a Canadá, dando voz

Desayuné con él, charlamos sobre Cuba, su amiga Yoani y un montón de cosas y ahora descubro que Robert Guerra, de Privaterra, está hablando de las recomendaciones que da para navegar: herramientas, servicios, maneras de manejarse. ¡Es todo un experto! Destacó la utilidad del Open Source.
A veces ocurre que no se actualizan la versión de Tor, otras no usan PGP para cifrar el correo… Su labor consiste en aconsejar, dar soluciones e invitar a pensar, a no esperar que alguien haga las cosas por ti, para poder enseñar a otros. Por ejemplo, pone caducidad a los emails. Práctico si por ejemplo alguien crea un evento y no quiere que tiempo después quede constancia del mismo.

El archivo de Connie

Connie es el apodo de Anna Veltfort, nacida en Alemania, vivió de pequeña en Estados Unidos, hasta que en 1962 y durante diez años, se fue a vivir a Cuba, donde hizo el bachillerato y la carrera. Después regresó a USA. Con el tiempo ha notado que un buen número de personas se han interesado por el período de tiempo en que estuvo en Cuba. Ha montado su blog para recuperar documentos de entonces y construir un archivo colectivo.

Merece la pena darse una vuelta por el Archivo de Connie. Curiosa la historia de su padrastro, Ted Velfort, un veterano de la brigada antifascista Abraham Lincoln.

Los Ortega y Gasset sin Yoani

Desde fuera lo vemos de una manera y la realidad cubana es otra. Tenían oportunidad de demostrar que lo suyo eran gestos y no muecas. Con Yoani, ganadora del Ortega y Gasset 2008 que quería conocer, no han sabido estar a la altura. Como ya intuía, le toca quedarse en Cuba.

Aún así iré a la entrega. (Gracias EM y Gervasio Sánchez, el otro ganador al que admiro sinceramente)

Cuba cada vez más techie

Quiero ir a Cuba. No sé si será este verano, pero no quiero tardar demasiado. Me inquietan demasiado los cambios que está sufriendo la isla como para perdérmelos. No sólo tiene la culpa Enrique, sino también Luis Carlos. Él me puso en la pista de la necesidad que hay en Cuba de una mejor conexión a internet. ¿Alguien está dispuesto a aceptar el reto de mejorarlo? También por él descubrí a Yoani antes de que ganase el Premio Ortega y Gasset.

Cuba cada vez es más techie. Se abre y muchos blogs nos ilusionan. En La Comunidad tenemos uno constante, relajado, que trata de progresar, pero no se opone frontalmente al régimen Castrista, nos referimos a (sí, el nombre también comienza con Y) a Yohandri.