Hotel, dulce hotel

La idea no fue mía, pero sí el nombre de la categoría. Aprovechando que iba a estar en ruta, pensamos en ir contando cada hotel por el que pasase y ponerle nota. Opino libremente sobre el hotel y sus servicios pero no los elegí ni pagué yo, lo digo a modo de disclaimer, así que mis opiniones son de los más libre.

Aunque con cierto retraso tras el fin de la ruta, ahí van.

Temple Riosol en León

Tardamos en encontrarlo. Muy bien situado entre la estación de tren y la de autobuses. Muy majos en recepción. La señal de wifi no me llegaba. Y… no sigo diciendo más porque resultó que el hijo de uno de los accionistas de la cadena es amigo y trabaja a sólo una “isla” de la mía… Me hizo ver que sí funcionaba el ascensor. Categoría declarada: 3 estrellas. Las cumple con creces.

Príncipe de Asturias en Gijón

Feo por fuera, pero con excelentes vistas a la playa. Habitaciones cuidadas con aires marinero y buen trato en recepción. Wifi propia con precio por tramos. Un euro, una hora. Tres horas, dos euros. Seis euros, 24 horas. Atento servicio, cama reconfortante y uno de los mejores desayunos de todo el viaje. Cuatro estrellas bien llevadas y merecidas.

cubiertos.jpg

Como se ve en la imagen, les dejamos un regalito en mi habitación. Sorry! Continuar leyendo

La noche en Ferraz

Mi sensación es que en Ferraz anoche estaban contentos, pero no exultantes. Pesaba el asesinato de Isaías Carrascos y la falta de una victoria más holgada que acabase con el nivel de crispación. Por las primeras declaraciones de Mariano Rajoy en el balcón de Génova no reconoció ni derrota ni habló de víctimas. Ni de oposición. Las primeras palabras de Zapatero fueron para los cuatro muertos que se ha cobrado ETA en la pasada legislatura. No dijo lo de “a trabajar”, pero sí “Gobernaré para todos, pero más para los que no tienen de todo”.

Otra gran diferencia estriba en que mientras en Génova se aclama al líder -la larga sombra de la lideresa tendrá muchos que decir en los próximos tiempos- en Ferraz se exigía al renovado presidente: “ZetaPé, cierra las ETT”. Otros cánticos escuchados: “Nunca más, Partido Popular”, “Yonkis y gitanos nos han votado”, “Nos ha votado hoy, la niña de Rajoy”.

enlapuerta.jpg

Continuar leyendo

Las primeras elecciones que recuerdo

Hoy comí con mi abuela María. Si pasais bastante por aquí debíais saber que mi abuela es mi consejera de filosofía práctica para andar por la vida, además de la mejor cocinera del planeta.

barrio.jpg

Estuvimos hablando de las elecciones. El bar de debajo de casa es la sede del PSOE local y ve cómo salen autocares para los mítines con cierta curiosidad. Lo de los etarras también nos pilló cerca cuando volaron la comisaria del barrio (y parte del mercado). Era la del comisario Valderas; “que no te enteras” le gritábamos cuando le tocaba palco en Las Ventas.Mi cole

Me vino a la mente mi primer recuerdo electoral. Tuvo que ser en el 84, 85 u 86, cuando iba al colegio en San Blas. Al Valle Inclán. Hasta éramos socias del minicine. Mucho tiempo después, descubrí que mi señorita no se llamaba Lunar, sino Henar. Pero con cinco años tiene su punto, eso de tener una “seño” extraterrestre. Desaparecieron las chabolas de la Avenida de Guadalajara y el barrio pasó a tener nombre reciclado: Las Rosas.

Un viernes por la tarde vinieron camiones al patio, el mismo lugar donde repartían cromos o venían perros de la policía para buscar droga. Pensad que teníamos como vecinos, junto a la valla, el parque del Paraíso -caprichoso nombre para un lugar con tanto yonki por metro cuadrado- y por el otro lado “la Efe”. Nosotros vivíamos en el H.

carnetdeminicine.jpg

Los camiones estaban llenos de urnas que fueron subiendo a las aulas para las elecciones. Me sentí decepcionada, mucho, cuando descubrí para qué servían esos recipientes: “¡Anda, si yo creí que nos iban a poner hámsters en clase!”