Persépolis, un canto a la tolerancia entre la risa y el llanto

Marjane Satrapi, de desconocida a símbolo. Persépolis es la historia de una dibujante que quiso ser, en su infancia, profeta y amiga de los héroes de la familia.

Pasa de cuando en cuando. Cae un libro en tus manos y no te lo puedes quitar de la cabeza hasta llegar al final. A finales de este verano me desvelaron -además de algún que otro coup de coeur que derivó en coup de gueule– las aventuras de esta iraní de sensibilidad exquisita y humor irónico, fino, medido, inteligente.

Inolvidable el viaje de los padres a Turquía y su forma de traer los regalos para la joven de alma libre. Las aventuras autobiográficas de Marjane Satrapi me tuvieron entre la risa y el llanto, pellizcando la entraña a cada página, con ternura y tolerancia.

Persépolis, un gran regalo de cumple de Moeh, una lectura imprescindible para romper los clichés sobre Irán.

Pd.: No os perdáis el personajazo que tiene por abuela.