Hotel High Tech Bilbao Petit Palace Arana

El finde pasado estuve en Bilbao. Me quedé en el Hotel High Tech Petit Palace Arana. El nombre de Hight Tech le viene que ni pintado: tienen wifi gratis en todas partes, pc de cortesía en recepción, precio entre 55 y 65 euros la noche, tele de plasma, ducha hidromasaje, buen trato y excelente localización. Ah, muy rico el desayuno. Además, si quieres, te prestan una bici para recorrer la ciudad. Altamente recomendable.

Hoteles de Portugal

En el Viaje a las Azores tuve que hacer noche en dos hoteles diferentes.

Hotel Roma en Lisboa: muy bien situado, a un paso de la plaza de toros, en la estación de metro de Roma, cerca del aeropuerto. Grande, con habitaciones cómodas y wifi gratis en todas ellas. Como el coche nos venía a buscar a las seis de la mañana nos había preparado un kit de desayuno para llevar. La recepción es muy amplia, pero con sofás confortables, así como un bar muy majo donde la gente veía el fútbol. Tres estrellas.

Hotel do Caracol en Angra do Heroísmo: es bonito y tiene muy buenas vistas. Los curris de recepción van un poco a su aire. Las habitación son bonitas, cuidadas y amplias aunque huele todo un poco a humedad. El desayuno era abundante y natural. Destacan los exquisitos quesos de la isla. El gran problema estaba en la conexión: hacía falta comprar tramos por horas o 24h seguidas a 20 euros. Muy caro, más en Portugal, que es un pelín más económico que España. Para colmo sólo había cobertura en la recepción y el bar. No son sitios como para concentrarse. Si se optaba por el bar, había que ajustarse a su horario, es decir desde las cuatro de la tarde hasta más allá de la una de la mañana en la noche. La categoría del hotel es cuatro estrellas.

Walter Guest House en Roma, ni en broma

En Roma todo ha ido perfecto y nos lo hemos pasado bomba. Sólo un detalle, nuestra estancia tuvo un punto muy negro. El cutre hostal donde nos quedamos. Una cosa es que sea muy muy barato y otra que te sientas timado. Nos vino a buscar el «asistente de Walter» y en lugar de llevarnos al sitio donde inicialmente nos quedábamos, nos dejó en uno diferente, en otra calle: Napoleone III.

Nunca tuvimos claro con quién tratar, se introdujo a Marco Gau (muy mono, por cierto) en nuestra habitación sin avisar, jamás se nos dio una factura, y éramos afortunados, porque teníamos ventana. Otra gente tenía que dormir en un pasillo con una cortina. Lamentable, vamos. El desayuno se salvaba y al menos tenía wifi, pero nada más.

Lo peor fue el primer día, cuando volvimos a las once de la noche, muy cansados y no podíamos entrar a nuestra habitación porque estaba montando allí más literas y no había otro sitio donde cupiesen.

Así que, ya sabeis, si vais a Roma, huid de este establecimiento: Walter Guest House.

Hotel El Conquistador en Buenos Aires

Durante la estancia en Buenos Aires estuvimos en el Hotel El Conquistador. Mejor wifi imposible. La zona, genial, con todo a mano. Bueno, también un montón de puticlubs, pero no estorba y casi, como había tanta policía alrededor, sabías que no te podía pasar nada.

Nos han tratado genial, terminamos haciendo amistad con Ángel Cappa y con Gastón, el dire del hotel. Si tengo que destacar algo es lo bien que nos trataban en la cafetería y, esto es muy importante, un internet a toda velocidad y con muchísima cobertura wifi. Una red por planta y subida de vídeo hasta a 80kbps. ¡Increíble!

Hotel Carlton Budapest

De nuevo, no elegí el hotel, sino la gran mano de Alicia, la secre del cole. Nada más llegar encontré un bar enfrente donde echaban los partidos de la Eurocopa. Está a 800 metros del metro, de la línea roja, así que es fácil moverse desde allí. Mi sensación era la de estar en un barrio residencial pero cerquita de todo, con el delicioso puente de las cadenas ahí mismo.

Son amables, aunque no se manejan muy bien con los idiomas. No está mal el desayuno. Las camas tienen un edredón raro, mini, pero con muchos cojines. Lo más importante: buen wifi y gratis.

Hesperia Granada

Mejor localización imposible, aunque muy mal señalizado para llegar. El hotel es chuli y dan wifi gratis. Si no funciona sin cables, te dan cable de red. Se agradece.

Las habitaciones molan y se adaptaron guay a la necesidad de la bombona de oxígeno. Lola, la recepcionista fue muy amable en todo momento, pero no puedo negar que lo pasé mal cargando con tanto equipaje y aparcando en un sótano de mil columnas.

El desayuno estaba muy rico, pero me resultó algo caro. Igual que el parking.

Recomendable si vas a Granada para desconectar y quieres ir a todos lados paseando.

Silken Atlántida Tenerife

Es el hotel en que nos quedamos en icities. Nos hubiese gustado más quedarnos en Candelaria pero lo hicieron pensando en que estaríamos mejor en Santa Cruz.

La habitación estaba guay. El desayuno, genial. Tenían Coca Cola Light para desayunar, me encanta. Terraza de lujo y su jacuzzi para desconectar. Todo muy cuidado. El único problema es que el wifi sólo lo tenían en la «planta noble» y las habitaciones executive, con un recargo de 20 euros… Una pena porque precisamente, la gente que alli nos hospedábamos era lo que más íbamos a utilizar.

Hostal San Marcos, barato y ruidoso

Sigo con mi ranking de hoteles. En este caso es el hostal San Marcos, donde que me quedé en Huesca. A su favor tiene ser muy muy barato (36 euros la noche en habitación doble de uso individual). Las habitaciones son amplias, están limpias y tienen tele. Si pides un ticket de internet en recepción, te dan gratis una clave que te dura durante 12 horas. Cuando caduca, pides otro y listos. Está muy cerca de la zona de bares y pinchos. A nada del sitio del Congreso.

La parte mala es que para llegar a recepción tienes que subir un piso por las escaleras con la maleta a pulso, la máquina de la calefacción hace demasiado ruido (me desperté un par de veces por noche) y los obreros que tenían comenzaban a currar a las ocho de la mañana.

Hotel, dulce hotel

La idea no fue mía, pero sí el nombre de la categoría. Aprovechando que iba a estar en ruta, pensamos en ir contando cada hotel por el que pasase y ponerle nota. Opino libremente sobre el hotel y sus servicios pero no los elegí ni pagué yo, lo digo a modo de disclaimer, así que mis opiniones son de los más libre.

Aunque con cierto retraso tras el fin de la ruta, ahí van.

Temple Riosol en León

Tardamos en encontrarlo. Muy bien situado entre la estación de tren y la de autobuses. Muy majos en recepción. La señal de wifi no me llegaba. Y… no sigo diciendo más porque resultó que el hijo de uno de los accionistas de la cadena es amigo y trabaja a sólo una «isla» de la mía… Me hizo ver que sí funcionaba el ascensor. Categoría declarada: 3 estrellas. Las cumple con creces.

Príncipe de Asturias en Gijón

Feo por fuera, pero con excelentes vistas a la playa. Habitaciones cuidadas con aires marinero y buen trato en recepción. Wifi propia con precio por tramos. Un euro, una hora. Tres horas, dos euros. Seis euros, 24 horas. Atento servicio, cama reconfortante y uno de los mejores desayunos de todo el viaje. Cuatro estrellas bien llevadas y merecidas.

cubiertos.jpg

Como se ve en la imagen, les dejamos un regalito en mi habitación. Sorry! Sigue leyendo

Frío, por fin

No me gusta el frío, pero… ¡ya iba siendo hora!

«Salamanca tiene dos estaciones, la del tren y la del invierno».

Acabo de llegar. En Cáceres ha sido un placer trabajar. Junto con la gente de Valencia han sido los más receptivos.

Salamanca es mi «otra casa», mi bombona de oxígeno antes de llegar a Madrid. Al pasar por Tribuna me sentí contenta. Eran demasiados recuerdos de noches de cierre y después copas, una tras otra. De gafas rotas, de máquinas de escribir voladoras, de artículos de la impresora a la papelera… Pero también de alguna que otra portada firmando, de satisfacciones efímeras y «enemigos íntimos». Tribuna para mi fue mi gran primer amor; para Alfonso, su amante. Qué rara se me hace esta ciudad sin Navalón.

Noche en blanco en Murcia

El paseo de esta tarde-noche en Granada ha sido una delicia. Veníamos rotas de Murcia y con demasiado sueño acumulado. El hotel de allí ha sido el que peor trato nos ha dispensado, con diferencia. Ni se os ocurra parar en el Hesperia Murcia.

Por momentos, quise saltar de la habitacion a este colchón de azotea. Al fin y al cabo, ¿a quién le disgusta un hotel con mil estrellas?

milestrellas.jpg

Ya estamos en Valencia

Se nos dio bien esta mañana en Barcelona. La gente sigue sin decir nombres, pero dan impresiones valiosas. Además, han sido de lo más educado, salvo una señora mayor que decía que sólo lo haría en catalán.

He sabido orientarme rápidamente en Valencia. Ruzafa a la derecha, dejo el Corte Inglés a la izquierda, giro en la plaza de toros, dejo atrás la estación y ya estamos en la calle Bailén. Al pasar por la estatua de Montoliu, si creyese en algo me habría santiguado, pero sólo puede hacer una reverencia desde mi corazón de aficionada. La más sentida para el que murió demostrando ser el mejor en  lo suyo. ¡Qué raro se me hace esta Valencia sin bullicio de Fallas! ¡Sin señores vestidos con chalecos hechos con las cortinas del baño y señoras con los cascos del Walkman en la peineta!

Las vistas de mi habitación

De momento, los carteles que más he visto son de ZP y De la Vega.Después de una minisiesta nos pondremos con los vídeos y el envío de hoy. La carretera termina por cansar.

La ruta

Acabamos de llegar a Barcelona desde Zaragoza con más hambre que el perro de un titiritero. Queríamos llegar pronto y lo hicimos, pero sin parar a comer. No hay room service hasta las 19:30h así que leeré la prensa y siestecita hasta que piquemos algo mientras minutamos, editamos y renderizamos.

Más de un amigo me habeis dicho que no encontrais nuestro trabajo. Lo podeis hacer en el especial Elecciones de ELPAÍS.com, en esta página con la ruta que seguimos.