Emprendedores cubanos, mérito doble. O triple…

Explorando JapanTown con los miembros de KeHayPa'Hoy?

Silicon Valley es la tierra de las startups. De las pequeñas empresas rápido crecimiento. Mejor dicho, de las empresas de crecimiento alocado y ya veremos si mañana, pasado o al otro somos rentables. Lo importante es crecer, crecer hasta salir a bolsa o que otra empresa de mayor tamaño se haga con ellos. Por supuesto, este no es el modelo que sigue el resto del mundo. Pero sí se pueden aprender muchas cosas de su funcionamiento, de su amor por los datos antes de tomar decisiones, de su facilidad para cambiar de idea, de reinventarse… Al final, todo ha terminado por funcionar como una de ellas, desde los nuevos medios de comunicación al café de la esquina. El lema inicial de Facebook era “Muévete rápido y rompe cosas”.

Estas recetas, interesantes y enriquecedoras, están cambiando el mundo. En Cuba la apertura se nota, sobre todo, en los negocios. Durante GES 2016, la séptima edición del mayor congreso de emprendedores a nivel mundial, se prestó especial atención a los primeros 11 cubanos que han participado. El presidente Barack Obama los saludó en español. Ellos, lejos de creerse nada, aprovecharon para tomar tantas clases como pudieron dentro del programa.

Saben que son agentes de cambio, saben que viven un tiempo único y también saben que en su mano está el futuro de su querido país. Me ha sorprendido el sentido de la responsabilidad que tienen, el ansia de progreso, pero también no dejar a nadie atrás, no perder el terreno ganado en Sanidad y Educación, tampoco el sentido solidario caracteriza a la isla. Con todos los que hablamos destacaban lo mismo: quieren llegar a la meta, tienen capacidad para superar dificultades y, sobre todo, una formación que les permite afrontar el reto. Subrayan que los recursos humanos allí no van a ser un problema.

Conocer a este grupo de pioneros, tanto los techies de KeHayPa’Hoy?, como los empresarios que asistieron ha sido una inyección de optimismo. De entender que los radicalismos y las viejas rencillas no sirven, que hay que tomar lo mejor de cada mundo y que lo mejor está por llegar.

¿Eres un Transformer? Nos vemos en EL PAÍS Retina

Twitter Retina

Una de las lecciones aprendidas en Silicon Valley es la actitud. Creer que algo es posible es el primer paso para que suceda. No es filosofía barata de tapa de cereales, sino una actitud para encarar los procesos con ilusión, tomando las riendas y haciendo planes.

Javier es mi debilidad. Mi primo que pronto cumplirá 16 años nació mientras yo estaba en una novillada nocturna en Las Ventas. Le tengo un cariño especial. A veces pienso en qué será de mayor, porque pronto será mayor. Entonces me doy cuenta de que su empleo cambiará a lo largo de su vida y, seguramente, no tenga un nombre aún a lo que se dedique. Hace unos años no sabíamos lo que era un SEO -por poner el ejemplo más a mano-, hoy todos los periodistas tenemos que tener, al menos, ciertas nociones al respecto si no queremos que nuestro trabajo termine en el arroyo del olvido, en el rincón de las noticias que nunca se difundieron. Un lema con el que crecí en los 80 y 90 era “información es poder”. Ya no, la información está ahí para todos. El poder es saber cribar, escoger, interpretar y dar sentido. Esa es una transformación clara, una transformación que tengo la sensación de haber vivido de manera natural mientras aprendo el oficio de periodista. Me siento un anfibio.

En EL PAíS estamos inmersos en un cambio brutal, inmenso. Una aventura que contaremos dentro de unos años con las piernas cruzadas agitando una copa de balón. No somos los únicos, la tecnología hace que cada día el escenario en que nos manejamos sea distinto, con nuevos retos y cada vez más oportunidades.

No podemos frenar los cambios. Solo acelerarlos o mirar. Dejar pasar la ola o surfear. Si eres de los que quiere abrazar el proceso de transformación y cabalgar, tenemos una cita. Transformers, os esperamos 10 y 11 de mayo en EL PAÍS Retina. Me hace especial ilusión estar en la mesa de Disrupciones, como se llamaba mi lectura de cada jueves, la mítica columna firmada por Nick Bilton. La lista de ponentes es de las que rara vez se consiguen. Pocas veces vas a poder tener ante ti a Richard Stallman, padre del software libre, A Geoff McGrath, director de Innovación de McLaren, a Madhav Chinnappa, máximo responsable de Google News en Europa, a Adeyemi Ajao, un torbellino que se están comiendo Silicon Valley a dentelladas, dejando claro que lo de Tuenti no fue casualidad, a Christian Van der Henst, que está revolucionando la educación online con Platzi, o a Mark Little, todo un vicepresidente de Twitter.

Van a ser dos días de pensar, darle la vuelta a todo y volver a comenzar. De poner la cabeza como una batidora. Seguramente saldremos sin certezas, me temo que no las hay, pero con un buen puñado de intuiciones y reflexiones para liderar cambios. ¿Eres un Transformer? Todavía quedan algunas entradas.

Bola extra (me encantan los pinball): Si has aguantado la chapa hasta aquí y quieres ir a Retina, puedes conseguir una entrada (by the face) siguiendo estos pasos. Manda un correo a info@elpaisretina.com poniendo en el asunto “Rosa Jiménez Cano” o @petezin. Por arte de magia, a los 25 primeros, os llegará un código para registraros gratis. Si eres blogger, tuitero, adicto a Facebook, o snapchater irredento lo vas a pasar todavía mejor. Prometido.

Red Innova, un soplo de optimismo

Empezaron con un evento local y ya se han expandido a Sao Paulo, Punta del Este y Nueva York. La Red Innova es uno de los eventos que sigo con más interés desde su nacimiento. No solo por el interés que suelen tener sus ponentes, sino también por la atmósfera que se crea y el optimismo imperante.

El 14 y 15 de junio volverán al Circo Price, con nuevas ideas, debates y experiencias para crear nuevos negocios, avanzar en Internet y generar servicios que hasta ahora solo están en la mente de algunos privilegiados.

 

El lado oscuro de la red

 

Misha Glenny, por Carlos Rosillo

Misha Glenny, por Carlos Rosillo

Misha Glenny fue periodista inglés. Se sigue comportando como buen inglés en sus formas, costumbres y humor, pero no tanto como periodista. Parece más un espía, por sus consejos y alertas.

Es una pena que haya que condensar todo lo que da de sí una comida con alguien tan interesante.

Me quedo con su idea de reinsertar a los háckers. Sobre todo porque no lo dice un buenista, sino un conocedor profundo del medio en que se revientan los candados digitales.

El infierno se congeló, Instagram llegó a Android

¡Sacrilegio! Los de Android están en Instagram. Sucedió. Instagram a ha dejado de ser un club exclusivo para abrir la red social de fotos retocadas a casi todos los usuarios de Android. Los gritos, lamentos, quejidos de los de iPhone de toda la vida han sido un síntoma de la sensación de exclusividad que tenían hasta ahora. ¿Qué tiene el teléfono de Apple para hacernos sentir tan especiales?

Lo divertido es que llevaba 60 semanas sin subir una foto pero tenía más de 1000 seguidores. Ha tenido que salir la versión de Android para que me anime a añadir dos fotos desde el Galaxy del trabajo. Los instagramers no dejan de crecer.

Firefox, la alternativa libre

Brendan Eich llegó tarde a la cita. Se dejó la acreditación en la habitación. Algo que le puede pasar a cualquiera. Mereció la pena la espera. No todos los días se conoce al creador del lenguaje JavaScript y máximo responsable técnico de Mozilla Firefox, el navegador que usó desde hace ya algunos años. En su momento las pestañas me parecieron magia pura.

Ahora, con más conocimiento y unos años de navegación, creo que Firefox es una alternativa limpia y necesaria. Ojalá, como dice en la entrevista, no les falta el dinero para poder seguir presentándose como el navegador que respeta la privacidad del consumidor.

Tengo verdadera curiosidad por ver cómo son los móviles que preparan con Telefónica.

Pinterest, donde hay que estar

Después de Facebook y Twitter ha llegado Pinterest. No sé si se puede llamar red social o servicio de agregación y orden en la red. Nunca un tablón con sus chinchetas fue tan bonito y creó tanta adicción.

Se puede encontrar casi de todo.

Llama la atención que, por una vez, haya más chicas y sean más activas en algo que no tiene nada que ver con algo a priori femenino. De manera natural se ha convertido en un lugar de preferencia. Veremos cómo evoluciona.

Los usuarios se enfadan con Facebook

¿Hasta qué punto tienen razón los usuarios y hasta dónde se pueden aferrar a lo ya conocido? Cada rediseño es una adaptación. Facebook cambiará, sin marcha atrás en cuestión de días y se le rebelan los clientes, esos que, supuestamente, siempre tienen razón.

El nuevo timeline, del que ya hemos escrito bastante, se acerca. A mí me gusta, pero quizá solo sea que me he acostumbrado. Me parece más claro, más visual, con más espacio para las fotos, muy directo.

Si entro solo para ver qué hay por ahí, no tendré cambios, pero si quiero ver el perfil de alguien, entonces, lo veo con cierta profundidad, con cosas que considera destacadas en su vida y con una portada cuidada.

Debo ser rara, a más de la mitad de los encuestados les disgustó. Lo suyo sería repetir la encuestra en un par de meses.

Un nuevo Ciberpaís

¿Desaparecida en combate? Casi. Esta semana ha sido de no parar.

En lo profesional ha merecido muchísimo la pena. Ciberpaís, la sección de Tecnología de EL PAíS, ha cambiado por dentro y por fuera. Ha sido divertido ponerlo en marcha, colocar todo bonito y ponerse a trastear. El editor invita a hacer noticias, una y otra vez. A subir vídeo, hacer director y buscar reportajes diferentes.

¿Os mola?

 

Un gobierno en funciones no puede aprobar la ley Sinde

Ante la previsible aprobación de la polémica “Ley Sinde”, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet seguimos manifestando –como hicimos en el Manifiesto de 2 de Diciembre de 2009- nuestra firme oposición a una norma que incluye modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet.

En principio no parece de recibo que un Gobierno en funciones adopte esta decisión en su último o uno de sus últimos Consejos de Ministros. Sería doblemente grave que se confirmaran las presiones ejercidas por EEUU, a través de su embajada en Madrid, como revelaron los cables de Wikileaks.
En todo caso insistimos en estos razonamientos:

  • 1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  • 2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  • 3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  • 4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  • 5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  • 6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  • 7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  • 8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  • 9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  • 10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

¿Cómo es el blogger en español?

Un año más bitacoras.com ha publicado su estudio sobre la blogosfera en español. Arroja un dato interesante: el perfil del blogger en español es un español de unos 30 años, urbano y que suele escribir los miércoles. A cambio, los blogs que están en lo más alto suelen ser profesionales y destacan los dedicados a la tecnología.

Gracias Chiara, Raúl y Pepe por contar conmigo para moderar la mesa sobre el estado de la blogosfera en Interqué. Fue un placer.

Trenes con wifi

Renfe por fin da el paso. Todos sus trenes tendrán wifi. Lo harán poco a poco. Los de larga distancia, además, tendrán enchufes. Muchos ya los llevan pero no pueden parar los trenes para añadirlo.

La buena noticia es que será gratis. La mala es que no hay fecha concreta.

Me gusta la decisión pero sí me inquieta, parece que como si esto justificase una extraña red de trenes, centralizada y cara. Me encanta el AVE pero sus precios me parecen bastante elevados para la situación que vivimos. Sigue siendo una odisea comprar un billete por Internet.

Arianna Huffington, clase magistral en la Escuela de EL PAíS

Ser alumno de la Escuela de Periodismo de EL PAíS tiene sus privilegios. Que te inviten, como parte de la casa, a asistir a una clase magistral, es una suerte. Máxime si la da una de las mujeres del momento, la creadora de un medio que se ha convertido en modelo a seguir, no solo en el mundo digital: Arianna Huffington. En la mesa estuvo arropada por José Luis Sáiz, consejero delegado de EL PAíS, Javier Moreno, nuestro director, y Belén Cebrián, directora de la Escuela de Periodismo.

La norma es que todo quede en clase. Como excepción pudimos tuitear y bloguear el encuentro. Lo primero fue en directo. Así que, ahí va lo segundo.

Desde nuestra óptica queda un poco extraño que Huffington sacara un libro diferente como respuesta a diferentes preguntas. Arrancó sonrisas.

Empezó aclarando dudas: “Nunca vi esto como una batalla entre periódicos y medios digitales, sino como una convergencia. Creo que el periodismo en Internet debe asumir los valores de rigor y comprobación de hechos que se asumen en los periódicos como este. Nosotros sabemos algo de enganchar a las audiencias”.

Continuar leyendo

¿Qué mejorarías en Twitter?

Jack Dorsey pidió ayuda para mejorar Twitter. Como se supone que está escuchando:

  • Mejorar el buscador: tanto para personas que queremos seguir como para contenido.
  • Control de contenido por fechas. Es decir poder encontrar qué se dijo en una fecha. Algo así como volcar los tuits en una línea temporal.
  • Darle una vuelta de tuerca a las listas. Dar algunas hechas, por temas o contenidos. Limitarlas menos.
  • Mejorar la visualización. Intentar adaptar la página principal a columnas por contenidos. Al estilo Tweetdeck.