¿Eres un Transformer? Nos vemos en EL PAÍS Retina

Twitter Retina

Una de las lecciones aprendidas en Silicon Valley es la actitud. Creer que algo es posible es el primer paso para que suceda. No es filosofía barata de tapa de cereales, sino una actitud para encarar los procesos con ilusión, tomando las riendas y haciendo planes.

Javier es mi debilidad. Mi primo que pronto cumplirá 16 años nació mientras yo estaba en una novillada nocturna en Las Ventas. Le tengo un cariño especial. A veces pienso en qué será de mayor, porque pronto será mayor. Entonces me doy cuenta de que su empleo cambiará a lo largo de su vida y, seguramente, no tenga un nombre aún a lo que se dedique. Hace unos años no sabíamos lo que era un SEO -por poner el ejemplo más a mano-, hoy todos los periodistas tenemos que tener, al menos, ciertas nociones al respecto si no queremos que nuestro trabajo termine en el arroyo del olvido, en el rincón de las noticias que nunca se difundieron. Un lema con el que crecí en los 80 y 90 era “información es poder”. Ya no, la información está ahí para todos. El poder es saber cribar, escoger, interpretar y dar sentido. Esa es una transformación clara, una transformación que tengo la sensación de haber vivido de manera natural mientras aprendo el oficio de periodista. Me siento un anfibio.

En EL PAíS estamos inmersos en un cambio brutal, inmenso. Una aventura que contaremos dentro de unos años con las piernas cruzadas agitando una copa de balón. No somos los únicos, la tecnología hace que cada día el escenario en que nos manejamos sea distinto, con nuevos retos y cada vez más oportunidades.

No podemos frenar los cambios. Solo acelerarlos o mirar. Dejar pasar la ola o surfear. Si eres de los que quiere abrazar el proceso de transformación y cabalgar, tenemos una cita. Transformers, os esperamos 10 y 11 de mayo en EL PAÍS Retina. Me hace especial ilusión estar en la mesa de Disrupciones, como se llamaba mi lectura de cada jueves, la mítica columna firmada por Nick Bilton. La lista de ponentes es de las que rara vez se consiguen. Pocas veces vas a poder tener ante ti a Richard Stallman, padre del software libre, A Geoff McGrath, director de Innovación de McLaren, a Madhav Chinnappa, máximo responsable de Google News en Europa, a Adeyemi Ajao, un torbellino que se están comiendo Silicon Valley a dentelladas, dejando claro que lo de Tuenti no fue casualidad, a Christian Van der Henst, que está revolucionando la educación online con Platzi, o a Mark Little, todo un vicepresidente de Twitter.

Van a ser dos días de pensar, darle la vuelta a todo y volver a comenzar. De poner la cabeza como una batidora. Seguramente saldremos sin certezas, me temo que no las hay, pero con un buen puñado de intuiciones y reflexiones para liderar cambios. ¿Eres un Transformer? Todavía quedan algunas entradas.

Bola extra (me encantan los pinball): Si has aguantado la chapa hasta aquí y quieres ir a Retina, puedes conseguir una entrada (by the face) siguiendo estos pasos. Manda un correo a info@elpaisretina.com poniendo en el asunto “Rosa Jiménez Cano” o @petezin. Por arte de magia, a los 25 primeros, os llegará un código para registraros gratis. Si eres blogger, tuitero, adicto a Facebook, o snapchater irredento lo vas a pasar todavía mejor. Prometido.

Latinas in Tech: Se buscan héroes. Razón aquí.

Genial imagen de Latinas in TechEn Silicon Valley hay pocas mujeres. También pocos latinos. No se percibe a primera vista. Si alguien va por la calle encontrará tantas mujeres como en cualquier otro lugar de Estados Unidos. Verá, eso sí, muchísimos latinos. El matiz se da cuando se entra en una oficina. Si nos referimos a Silicon Valley como la industria tecnológica de la Bahía de San Francisco, la cosa cambia. Apenas un 30% de la fuerza laboral está compuesta por mujeres. En la mayor parte de los casos no ocupan posiciones técnicas, sino relacionadas con Márketing, Comunicación, Legal, incluso, en algunos casos, Finanzas. Escasean en Ingeniería, pero entrar en estas empresas es ya un gran paso.

En el caso de los latinos la realidad es todavía más complicada. Son la minoría más numerosa de California. Pronto serán mayoría en este estado. El contraste laboral es brutal. Ocupan cocinas, obras y cualquier oficio relacionado con la limpieza en muchísimos casos. El reto que han asumido es que las próximas generaciones los superen, que los hijos puedan formarse y aprovechar las oportunidades que los padres no tuvieron. Ser potencia laboral basada en su capacidad intelectual y no en el trabajo físico.

Latinas in Tech tienen un papel importante para dar visibilidad y apoyo a las mujeres latinas que trabajan en tecnología. Gretel Perera, una excelente comunicadora, sagaz, profesional y enérgica, comenzó impulsado un pequeño encuentro con mujeres de origen latino y brasileño. Junto a Rocío Medina, han hecho de un encuentro menor, un grupo clave para el futuro de muchas mujeres. El inglés se ha convertido en vehículo de comunicación, no por esnobismo, sino por ser prácticas. Ni todas hablamos portugués, ni todas hablamos español.

Lejos del derrotismo o el “pobrecita de mi”, las conversaciones giran en torno a oportunidades de negocio, superación, formación o experiencias que pueden servir de ayuda al resto. Consejos, recomendaciones y ofertas de trabajo son una constante en el grupo de Facebook. Gracias a Margarita Rojas ya tenemos página web, de Weebly, en cuyas oficinas hicimos la última edición. Rozamos las 500.

Dando la matraca

Esta semana me invitaron a contar mi experiencia como periodista en Silicon Valley, qué me había traído aquí y qué quería. Quiero, sobre todo, contar sus historias. Lo dije allí y lo repito aquí: Me obsesiona dar con los héroes de esta nueva generación, con los latinos que están cambiando su mundo, nuestro mundo, en uno de los lugares más competitivos. Busco héroes, heroínas, ejemplos, luchadores. Se puede.

Pd.: Gracias, Almu, por venir y darme apoyo.

Ppd.: Gina, genial intervención.

F8 2016: Con la vista en 10 años, pero sin Instagram ni WhatsApp

Mañana comienza F8, la conferencia anual de Facebook #F8 #facebook #priime #priime_cobaltMark Zuckerberg se ha convertido en un buen presentador. Lo demostró en Barcelona y lo ha corroborado en F8. Él mismo dijo que le había costado mucho hacer el guion de la presentación. Lógico, se trataba de desvelar los planes de su universo para los próximos diez años. Es complejo encontrar a alguien con una visión tan a largo plazo. Máxime si se tiene en cuenta que en Silicon Valley se tiene la sensación de que seis meses son como dos años en cualquier otro lugar del mundo.

Facebook ha hecho guiños a las minorías. No solo con los ponentes, muchas mujeres y diversidad racial, sino también con los asistentes. Este año hubo muchísimos latinos, diría que incluso más que asiáticos, entre los participantes. Han sido dos días de encuentros, aprendizaje e inspiración. Resulta extraño ver cómo una base militar como Fort Mason se convierte en un centro futurista dónde se desvelan los planes de ła mayor red social del mundo. No se conforman. En sus planes está llevar conexión a más de 4.000 millones de personas que todavía no están dentro.

Sin embargo, hay dos productos, dos de las aplicaciones con más éxito en los últimos años, compradas a golpe de talonario, que no han aparecido, que no han tenido protagonismo. Instagram pasó a ser parte de Facebook por mil millones de dólares. WhatsApp, por 22.000. Ni rastro de ambas durante F8. Siguen en lo más alto de las tablas de descargas, pero no parecen clave para los próximos 10 años en Facebook. ¿Compra defensiva o pura casualidad?

Jugueteando con Sony Xperia S

Todos prometen ser más rápidos, sencillos, creativos… Es la norma en cada presentación de un móvil. Pocas veces se cumplen las promesas.

Puestos a hacer una prueba, aproveché durante el efímero pero loquísimo viaje a Shanghái, gracias a Luis Salvador Galán y su cortesía con una SIM taladrada en microSIM, tuve conexión casi permanente a Internet con el Sony Xperia S, el primer teléfono que Sony hace en solitario, sin Ericsson. Se nota que el diseño se ha mejorado, también la batería y en general el uso. La cámara es de lo mejor que he probado hasta el momento. Me he divertido mucho con la opción de guardar una foto panorámica de 360 grados.

Lo que sigo sin entender es por qué no tiene ya Android 4.0. A este paso los fabricantes van a empezar a ponerlo en los terminales cuando ya está en el mercado la 5.0. Lo de las actualizaciones sigue siendo la asignatura pendiente. Tampoco entiendo la manía de poner casi el mismo precio que el iPhone, puestos a gastárselo, lo natural sería optar por el móvil de Apple, verdaderamente icónico y objeto de deseo.

Aún así, muy buenas sensaciones. Excelente compañero de viaje.

Red Innova, un soplo de optimismo

Empezaron con un evento local y ya se han expandido a Sao Paulo, Punta del Este y Nueva York. La Red Innova es uno de los eventos que sigo con más interés desde su nacimiento. No solo por el interés que suelen tener sus ponentes, sino también por la atmósfera que se crea y el optimismo imperante.

El 14 y 15 de junio volverán al Circo Price, con nuevas ideas, debates y experiencias para crear nuevos negocios, avanzar en Internet y generar servicios que hasta ahora solo están en la mente de algunos privilegiados.

 

Chad Hurley, de YouTube al futuro de las revistas

Lo dije en la entrevista. Ir con Chad Hurley, con su lejano parecido a Bon Jovi, era como acompañar a una estrella del rock. Igual le daban flores, que le pedían hacer una fotos, que firmase un autógrafo o que diese su parecer sobre una empresa mientras caminaba hacia una mesita para charlar.

Multimillonario, creador de YouTube (que hoy ha cumplido siete años) y tan cercano como cualquier mortal. Me dio la sensación de que la fama la importa poco, que su mente, ahora mismo está puesta en Zeen, su YouTube de las revistas para tabletas.

Tengo muchas ganas de probarlo y ver qué sale de su mente privilegiada.

El lado oscuro de la red

 

Misha Glenny, por Carlos Rosillo

Misha Glenny, por Carlos Rosillo

Misha Glenny fue periodista inglés. Se sigue comportando como buen inglés en sus formas, costumbres y humor, pero no tanto como periodista. Parece más un espía, por sus consejos y alertas.

Es una pena que haya que condensar todo lo que da de sí una comida con alguien tan interesante.

Me quedo con su idea de reinsertar a los háckers. Sobre todo porque no lo dice un buenista, sino un conocedor profundo del medio en que se revientan los candados digitales.

La gamificación en The Next Web Conference 2012

20120503-104958.jpg
La charla de Gabe Zichermann era una de las que más me interesaba de TNW2012. Cheo me tiene lavado el cerebro con la gamificación, así que tenía que escuchar al gurú con atención.

Algunas de las claves para que funcione: buscar la novedad, retarse a uno mismo, pensar de manera creativo y hacerlo con ahínco. La multitarea funciona y la sencillez, también. Como ejemplo se puso a sí mismo, con 37 años recuerda que los videojuegos de su infancia eran extremadamente simples: “No es tanto lo bueno que sea en el juego, sino lo mucho que lo intentes”.

De los apuntes, me quedo con estas frases:

La clave está en la dopamina, la droga que sabe hacernos imaginar.

Gamificación es el proceso que nos invita a usar la forma de pensar y la mecánica de los juegos para enganchar a los usuarios.

Y no, no es poner badges (chapitas) en tu página web por las visitas. Los badges son una buena mecánica, tienen sentido, son importantes, pero no lo son todo.

Y no, no se puede convertir todo en un juego.

La mayoría de los problemas de la humanidad se resuelven con simulaciones.

La gran manzana


Con Lalo Zanoni tengo una relación especial. Lo conocí, en el sentido de saber de él, por su libro sobre Maradona, uno de esos juguetes rotos que tanto me cautivan. Después me enganché a su blog. El vínculo se hizo más férreo cuando comenzamos a contactar por Twitter. Podría decirse que es una amista intensa y distante a la vez, muy 2.0.

Finalmente, tenemos la costumbre de vernos solo en Las Vegas. Que puede sonar muy chic, pero es así. De año en año y en CES. Nos bastante para ponernos un poco al día de nuestra vida e impresiones. El resto va fluyendo a través de la Red.

Me pidió invitó a formar parte de su nuevo libro La Gran Manzana. El libro de Apple y me sentí halagada por ello. Mi aportación es modesta, pero creo que sentida y honesta. Valoro especialmente que desde el mundo de habla hispana se tomen iniciativas como esta, de profundización, divulgación y análisis, sin perder un ápice la parte de narrativa y entretenimiento.

Lo mejor, que el libro es gratis, os lo podéis leer y decir qué os parece. La última vez que hablamos iba por 4.000 descargas, pero me temo que ya se habrá doblado la cifra.