¡Hola, 2018!

Suzu Ramen, mi favorito en San Francisco.

Como dice mi hermana: Ñam ñam PT.

Todavía no has parado por San Francisco y ya echan humo las notificaciones del móvil. España de fiesta mientras se pone el sol en la Sutro Tower.

Te sigo esperando, ya queda poco. Hace tiempo que anhelo tu llegada. 2017 ha sido complicado, especialmente desde el verano, pero también esperanzador. Año yunque en muchos aspectos. A la vez, la antesala de las curvas que vendrán.

Este año ha sido de especial recogimiento, una mirada al interior deseada y necesaria. Introspección para conocerme mejor y tomar impulso, con ilusión por recorrer nuevos caminos y disfrutar paisaje. Gracias por la paciencia y comprensión a los que habéis estado tan cerca y me habéis tenido bajo el ala. Se aprecia.

Deseando hincarte el diente, 2018. Te pido que seas bueno.