I gotta feeling (que es veinte veces mejor que una corazonada)

Mañana como con mi abuela María. Hace un montón que no nos vemos y vive al lado del periódico. No tiene perdón que frecuente su casa tan poquito. Dejé de ir con frecuencia cuando murió mi abuelo porque se me caía la casa encima al llegar a la salita de estar, girar la cabeza y no verle.

Peor fue para ella, obvio, pero me di cuenta después.

La cuestión es que siempre que salgo de viaje me gusta dedicar un rato a mi abuela y su casa, que es como si fuera mía, porque siempre que digo vamos a casa me refiero a la de ella.

Algunas de mis rarezas provienen de esa época, de comer bocadillos a mordisquitos, perderme Barrio Sésamo por esquivar perros abandonados o pedir a mi abuelo que me firmase la autorización para ir al Zoo, que fue mi primera excursión.

Mañana me hace lentejas. No es lo que más me gusta, pero ella las sabe hacer mejor que nadie. Para colmo, me guarda siempre un poco de «picantito» o una guindilla para que me sepa mejor.

Mi comida favorita son las carillas. Mi otro abuelo, Julián, las llamaba «muchachinos con chaleco». Cuando lo digo nadie sabe lo que son y me toca explicar que es una legumbre en forma de riñón, pequeña, muy fina, clara, poco harinosa, con una manchita negra en el centro.

carillas black eye peas

Cuando estuve en NYC descubrí que allí sí se conocen. Sobre todo entre los latinos. Lo denominan frijoles carita. En inglés se llaman «Black Eyed Peas» y están muy muy de moda. Mirad la que liaron con Oprah de testigo.

Yo tengo una feeling. ¡Al cuerno las corazonadas!

Ranking de patatas bravas

Patatabrava.com, el gran repositorio de apuntes en internet, lanza su propio ranking con las mejores bravas de España.

Como lo que manejo es Madrid, no puedo más que celebrar el resultado:
1.Docamar
2.Los Toledanos
3.Bar “Las Bravas”

Docamar es, con diferencia, el mejor sitio. En mi familia, le tenemos especial cariño a este local de Quintana. Cuando mi abuelo cobraba la paga, se iba con mi abuela, madre y tías y las invitaba a una bravas. Después, yo fui un montón de veces a la ida o vuelta de los toros. Cualquier excusa era buena.