El satélite, la mejor opción para tener Internet en el ámbito rural

Con mi primer portátil, de 4 gigas de espacio (lo que llevan ahora de RAM), su procesador AMD y más de dos kilos de peso, me presentaba en el pueblo. Iba a casa de mi abuelo Julián (que le parecía todo bien con tal de que fuera a verle ¡y comiese!), desmontaba el teléfono, con el módem marcaba un número de Talavera, de la centralita que servía a la zona y me conectaba a 28800 bps, cuando había suerte, claro. Otras veces tocaba ir a 14400. Creo que desde entonces no han cambiado mucho las cosas en cada casa. Sí es cierto que hay una zona promovida por la junta para conectarse en «el bar de los viejos».

La promesa de una mejora en el Internet  es una promesa que casi nunca se cumple. KA-SAT, un satélite de próximo lanzamiento, podría arreglar esta brecha entre la ciudad y el mundo rural. Si todo sale según los planes a finales del año que viene ofrecerán un kit por 39 euros al mes que dé conexión a la Red de 10 megas, televisión y llamadas fijas.

Por eso fui a Toulouse. :)

Telefónica, sin límites

Imagina que el fabricante de vasos y tazas decidiese cobrar por el uso que tú haces de ese objeto que has comprado. Como no le parece suficientelo que  has pagado, decide cobrar por el uso a ¿los fabricantes de bebidas, leche y cereales?

Suena raro, ¿verdad?

En Telefónica no tanto. Ahora se plantean cobrar a Google, Yahoo! y Microsoft porque «utilizan las redes de Telefónica sin pagar nada, lo cual es una suerte para ellos y una desgracia para nosotros. Pero eso no va a poder seguir, es evidente» según César Alierta.