¿Quién decide qué vemos?

¿Pensabas que cuando vas al cine tú eliges lo que ves? Pues no. Jordi Minguell te lo explica con un buen puñado de datos recién sacados de esa cabecita vecina.

Un drama gay rural en euskera no tiene fácil distribución. Sin embargo, en Israel, Alemania, Holanda y hasta en Taiwan se verá. ¿Por qué Ander saldrá en Francia con 30 copias y no encuentra espacio en las salas españolas? El debut de Roberto Castón nació de la necesidad de hacer cine sobre «la diferencia diferente». «Las películas de temática gay transcurren en ámbitos urbanos. Y en el campo también hay gays. Los distribuidores extranjeros te agradecen el honor de poder trabajar con tu película. En España, lo más amable que me dicen es: ‘Esperaba otra cosa».

Por poner un ejemplo…