Hasta nunca, Emilio Massera

Hasta las peores personas tienen que les quiera. Puede que hasta yo haya amado a alguien cuyo corazón carezca de nobleza.

En cualquier caso, lo siento por quiénes apreciaron a Emilio Massera, máximo responsable de la ESMA, represor, violador de libertades y opresor en Argentina.

Visité aquel centro de inhumanidad, de castigo, de terror. Supe que por las noches golpearía mi cabeza aquel espacio, lo que allí se respiraba y supe que, aun a mi pesar, tenía que vivirlo, que sentir una mínima parte del mucho dolor que allí se había regalado. A espuertas lo daban.

Adiós, hasta nunca, a una mala persona que murió sin cerrar la herida abierta, con el desprecio de la gente de bien pero sin una condena. Descanse lejos de la gente de bien el torturador Emilio Massera.

Adiós al pingüino Néstor Kirchner

Los sacó de la maldita estrofa «cinco presidentes en una semana«, de cada días «más desnutridos en el granero del mundo». Para mí Néstor Kirchner era el clon del Dioni en el Cono Sur. Hasta que fui invitada a un asado (hasta entonces lo habría llamado barbacoa) en Galapagar. De esa noche salieron amistades maravillosas.

Despertó en mí un cariño especial por Juan Cabandié, que renacía por entonces con nueva identidad. Tomé contacto con Maxi, Facundo y un grupo selecto de peronistas. De ahí salió mi amistad perenne y matriz de muchas otras, con Sebastián Lorenzo. Gracias a él están en mi vida Sol, Javier Tucu, Danny Vilar y Leandro Vidaurre (y esa camiseta con una gran K que todavía uso para dormir).

Loca por entender algo del peronismo, entre copa y copa en Huertas, me lo soltaron de pronto: «Vos sos peronista pero no lo sabés. El peronismo es como una hepatitis, vos lo tenés pero no sabés cómo se manifiesta». Quedó mucho más claro.

En un momento entre bromas comenzaron a cantar el himno. Carlos Bettini, el embajador en España y, con permiso de Pizarroso, el flequillo más cuidado a este lado del charco, sacó su teléfono y llamó «al pingüino». No entendí nada, pero se iban pasando el teléfono. Estaba hablando con el presidente de su país, con Néstor Kirchner. Esos «cuadros jóvenes» que venían a mejorar su formación, sobre todo en el uso de Internet, se emocionaba al relatar su experiencia al jefe de Estado.

Con sus virtudes, muchas, y con sus defectos, alguno hay, va mi sentido pésame para todos los que quisieron a Néstor Kirchner, a quiénes creen que Argentina merece un futuro mejor. Argentina, siempre, en mi corazón.

Rodolfo Walsh, el nuevo periodismo vino del Sur

La primera vez que escuché su nombre fue en boca de Moeh. Me habló de Operación Masacre. Él a su vez había leído el libro por recomendación de Willy Altares. Así me enteré de que el «nuevo periodismo» no sólo lo inventaron Tom Wolfe y Truman Capote, sino que un poquito antes en Argentina lo practicaba un tipo llamado Rodolfo Walsh.

Le costó cara la valentía. No sólo por esta obra, sino por su manera de ejercer el periodismo.

Compré el libro después de una comida con excelente techie-sobremesa con Mauro. Me encargué de traer conmigo varios ejemplares para los más íntimos.

Álvaro Liuzzi, explorador de la web y profesor universitario, ha revivido los momentos más interesantes del rompedor Rodolfo Walsh en el mundo 2.0. Rodolfo Walsh ha renacido en Twitter. Celebro la idea.

Habrá Red Innova en Buenos Aires

Después de un rato conversando con Francisco Cabrera me enteré de que en 2011 habrá una versión de la Red Innova en Buenos Aires. Me gusta la noticia.

Los momentos de propaganda han sido los más pesados de la tarde. Por la mañana tampoco salí muy contenta después de escuchar a Loïc LeMeur. Aunque no he ido seguía todos sus pasos con interés desde las primeras ediciones de LeWeb, o desde que Seesmic era con cámara de vídeo. Me quedé algo desilusionada al ver cómo se ensañaba con la envidia como pecado nacional español o las comparaciones con Silicon Valley.

Aquello es aquello y esto es esto. ¿No se acuerdan de Darwin? Pues eso. Habrá que ser un poquito camaleónicos y adaptarse a cada ambiente.

El final fue divertido pero no tengo claro si Miguel Bosé se puso tan soso deliberadamente.

Faceboom, la consagración de las redes sociales

El vídeo llevaba tiempo cosechando éxitos en la red. Sira Coll, de Planeta me mandó, primero las galeradas y ahora un ejemplar de Faceboom.

Es una pena que el libro, que arrasó en Argentina, salga después de Navidad porque hubiera sido un buen regalo para los frikis de la casa.

Faceboom, de Juan Faerman (autor de Qué blogudo!), trata el fenómeno Facebook con esa mezcla de ironía y aire descreído que tiene el humor argentino pero también con una gran dosis de sentido común. ¿Por qué en la red hacemos chorradas que nunca haríamos en la vida real? ¿Qué consecuencias puede tener lo que ahí contamos? Y más importante aún, pistas para conseguir la información que andábamos buscando. No es un libro de consulta, no es una novela, no es un libro lleno de rigor.

Como diría Jesús Ruiz Mantilla es el libro hecho «producto», es entretenimiento con giros que enganchan. El subtítulo capta muy bien la esencia de la red social: «Tienes un libro para leer», como un aviso.

¿A qué esperas para poner «me gusta», etiquetar y «confirmar asistencia»?

Lanata deja Crítica

El 2 de marzo de 2008 nació Crítica de la Argentina, un periódico de papel. La última vez que estuve en Argentina lo leí mientras volvíamos en barco de Uruguay. No me pareció gran cosa. De hecho, me sorprendió ver fotos pixeladas y noticias sin firma alguna. En algunos aspectos, me pareció poco serio, como poco contrastado, como diciendo pero sin querer decir

Me entero por el blog de Darío Gallo de que Jorge Lanata deja el periódico para pasarse a la tele.

Argentina y España, unidas pero todavía incomprendidas

Al salir del taller de blogs de Diputados del PSOE, llegué a la plaza de Neptuno, lugar de celebración de los hinchas del Atlético, donde juega el Kun Agüero. La bandera argentina junto a la española anunciaba en el corazón cultural, en la milla del arte, donde están los grandes museos, la visita de Cristina Fernández de Kirchner.

Cuando estoy en Argentina me sacan dos temas sobre España que me cuesta bastante explicar. El primero es el de los toros, pero en los últimos días he conseguido un buen argumento de la mano de Esplá. No pido que a nadie le gusten allí, símplemente un mínimo de apertura cultural, de mente abierta y de capacidad para conocer culturas.

Por otro lado, otra cuestión que se suele usar para hacer ver que los españoles vivimos anclados en el pasado o, peor aún, bajo régimen feudal, es el hecho de que seamos una monarquía. Si supieran la legitimidad que ganó la Corona la noche del 23F tras la actuación del Rey Juan Carlos en aquel golpe de Estado. Si conocieran su apuesta por el pueblo y la democracia, seguramente entenderían su papel y su importancia. Por eso les invito a ver el especial de RTVE sobre este hecho que ayuda a conocer esta parte de nuestra historia más reciente.

Me gusta hablar más de estos pequeños detalles y curiosidades que de las historias entre empresarios de un país y otro. Al menos en el blog, claro. Quizá, el descubrir cómo son los argentinos en sus costumbres sea también uno de mis grandes vicios bloggeros.

Artículo para mi columna con periodicidad intermitente en Noticias LA.