John Arrillaga, el millonario discreto que no sabe de chips

Far West, Made in USA Nadie abrió la boca »

John Arrillaga, Andrew Luck, and Richard Sherman

Entró a la universidad con una beca del equipo de baloncesto de baloncesto. Cualquier equipo quería en sus filas un tipo espigado, de brazos largos y una estadística que, a pesar de los años, todavía se puede exhibir cierto orgulloso: 14 puntos por partido y 77% de aciertos en tiro libre. Su especialidad, la línea de triples. Estudiar Geografía entre 1956 y 1960 en Stanford no le impidió anotar 894 puntos en la liga colegial. Esta habilidad fue la puerta de entrada de John Arrillaga, un chaval de Inglewood, en las afueras de Los Ángeles, al centro académico más elitista de la Costa Oeste. Hoy, es su máximo benefactor. La aportación más generosa de su historia salió de su bolsillo,151 millones de dólares en 2011. Cinco años antes había donado otros 100.
Un agradecimiento a la institución que le dio lo que una familia de cinco hermanos, sí, una alineación de básket, no podía costear. Su padre, Gabriel Arrillaga, nacido en 1910 en el País Vasco, regentaba una pequeña tienda de ultramarinos. Su madre, Freda, se dedicaba a criar a los hijos, lavaba y planchaba la ropa de los vecinos para conseguir unos ingresos extra. La cena de los sábados era el único lujo que se permitían, chuletas.
Su modestia era tal que posó para la foto del álbum académico con chaqueta, camisa y corbata de su profesor. Arrillaga repartía el correo interno y hacía labores de jardinería para tener para sus gastos. Una historia que choca con su situación actual, una fortuna de más de 1.400 millones de dólares.
A cualquiera que haya paseado por la zona el apellido le suena familiar. Arrillaga, de compleja pronunciación en inglés, está en un centro de negocios, el gimnasio, el parque, el estadio, el comedor… pero apenas se conoce el papel que jugó en el nacimiento de Silicon Valley.
Gordon Moore y Robert Noyce fueron los pioneros en la construcción de semiconductores de silicio. Con Bill Hewlett y David Packard, fundadores de HP, nació la leyenda de empresas que fundadas en un garaje. Eran los años 60 y un recién licenciado Arrillaga se decidió a comprar terrenos con los ahorros de su trabajo en una inmobiliaria en Palo Alto y como jugador profesional en los Warriors de San Francisco, precursores de los Golden State actuales. Adiós a los tradicionales cerezos, almendros, albaricoques y prunos en un lugar donde la primavera es constante. Las empresas de nuevo cuño y gran crecimiento necesitaban un lugar para establecerse en los aledaños de ła carretera 101, la que los misioneros bautizaron como el Camino Real. En sus dominios se establecieron Google, Intel, Apple, Linkedin y Cisco. Su última construcción un complejo de 10 edificios de siete plantas cerca del aeropuerto de San José, donde termina la bahía de San Francisco, que ha levantado gran misterio. No se ha desvelado quiénes serán los nuevos inquilinos de una extensión similar a la que ocupa todo Facebook en Menlo Park.
Su lazo con la tecnología pasa, sin buscarlo, por lo personal. Su hija se casó con uno de los grandes inversores y visionarios Marc Andressen, el creador de Netscape, el primer navegador de uso sencillo. Este programa marcó el paso entre la industria del hardware y las primeras .com. A finales de los 90 el software ganó en relevacia a los fabricantes de aparatos. Los nuevos ricos se dedicaban a la programación. Los edificios cambiaron de logo, pero no de propietario.
No concede entrevistas. Tampoco habla en público. Arrillaga solo se deja ver, escondido en la grada como un aficionado más, a sus 77 años, en los partidos de su equipo de juventud. El resto del tiempo, ajeno a procesadores, bits, cables o conexiones, como ha sido toda su vida, se recrea en su finca del valle de Portola, donde, como un tributo a sus orígenes, él mismo cultiva los frutales.

E3 2012

Made in USA, Videojuegos Nadie abrió la boca »

Me fui sin avisaros… De hecho estuve a punto de no ir. Primero que sí, luego que no… Al final volví a Los Ángeles para vivir y contar E3. Creo que la feria resultó un poco más floja que la de 2011. Sin embargo, vuelvo con mejores sensaciones. Me manejé mejor, lo pasé de lujo y disfruté de un grupo de compañeros difícilmente superable. Gracias a todos, especialmente a Lidia, por la compañía, el apoyo, las risas, los acalorados debates, las horas de vuelo…

En el diario lo contamos así.

No sirve de nada estar en vanguardia sin una buena retaguardia. Gracias, Javier y Laia.

 

 

Musée Mécanique, un homenaje a las máquinas recreativas

de viaje, Historia, Made in USA, Videojuegos Ya van 3 comentarios »

En la entrada tendría que poner insert coin a modo de lema. En una nave junto al Fisherman’s Wharf  de San Francisco se encuentra un nave con grandes tesoros, verdaderas reliquias funcionando como el primer día. El Musée Mécanique, de los pocos gratis en la ciudad, es una sorpresa que invita a volver a la infancia y jugar con la imaginación. También a la nostalgia, ¿por qué no?

Daniel G. Zelinsky está a los mandos de esta exhibición, pero no están ahí todas las piezas. Su padre, Edward comenzó la colección cuando tenía once años. Esta familia atesora este tipo de cacharros desde 1933. Les importa la colección más que el museo. Por el Steam Flyer, una moto a vapor, les ofrecieron 250.000 dólares.

En casa conservan las más delicadas. No quiero imaginar cómo serán porque hay algunas recreaciones de ejecuciones, con guillotina francesa y sin ella, que llaman la atención. También hay recreaciones de catástrofes naturales, de incendios y hasta protoporno. Lo más curioso fue un fumadero de opio. También me gustó la diligencia.

En 2002 abrió las puertas este museo artesano del Pier 45. El mérito no está solo en la colección. Sorprende tanto o más que todos los aparatos mostrados funcionen. Basta con llevar algunos dólares, cambiarlos en monedas de un cuarto y ponerse a probar. Hay desde pruebas de virilidad, máquinas de pinball, un futbolín, muñecas como la de Big que leen la buenaventura, simuladores de conducción, escopetas, bolos y los calambres provocados por el tío Fétido de la familia Addams.

Me quedo con este recuerdo del paseo.

Y con algunas imágenes.

Allí estaba uno de mis favoritos: Bust a Move, el rompecabezas burbujero de Bub y Bob.

Pd.: Lo descubrí gracias a Ángel Jiménez. La primera visita fue junto a él. La segunda, más reposada, la mañana antes de volver a casa.

Estampas antiguas en San Francisco

Made in USA Ya van 2 comentarios »

Pepsi y 7Up, el segundo algo menos, son iconos mundiales. Nacieron en Estados Unidos, han sufrido muchos cambios. Sin embargo, en el downtown y en el barrio chino se mantienen como fueron, sin cambios. Será un guiño hippie o quizá la sensación de que se reconoce que muchos iconos mundiales salieron de esta ciudad californiana. Sigue leyendo…

Sol, tecnología y cuestas

Made in USA, Visto por ahí Uno se animó a comentar »

San Francisco tiene su bahía, se ve al final. También el puente y Sausalito, donde viven los que pueden permitírselo. Al frente, una vieja máquina, casi cansada de trabajar, en escorzo para mantener el equilibrio entre tanta cuesta.

En Twitter

Made in USA, redes sociales Uno se animó a comentar »

No estaba previsto, pero surgió. Estaba en la presentación del TouchPad, en una especie de base militar al lado de los muelles. Lena me mandó un mensaje que era un regalo. Me invitaba a tomar un café en su oficina. Algo que puede sonar normal si no fuese porque… ¡era en Twitter! Fui andando, pensando, disfrutando.

No estaba Laura pero sí su compañero italiano, y Biz Stone y muchísima gente atendiendo a una conferencia en la zona de cantina-convivencia. Muchos ordenadores con manzanas, guiños al símbolo y vistas al downtown. También había sillas sin estrenar y la sensación de que el espacio, a pesar de ser ya varios pisos, era escaso para un servicio floreciente.

¿Cómo era Internet antes de Twitter?

Touchpad de HP

Internet, Made in USA, Tecnología Nadie abrió la boca »

No llegará a España la tableta de HP. En Estados Unidos han subido las ventas, pero solo como artículo de colección. En febrero estuve en San Francisco para probar el aparato. Gracias a ello, aproveché para visitar Twitter y Facebook y conocer a Ana y Karelia. También para saber que dormía en la antigua fábrica de las conservas Del Monte (los de las piñas). Fue mi primera visita a California.

El fin casi sin nacer de este competidor es un paso más que confirma la supremacía de Apple en el mercado de las tabletas.

Un recuerdo a los caídos en Santa Monica

Con la música a otra parte, Made in USA Nadie abrió la boca »

Nuestros caídos son más polémicos que los suyos. Estados Unidos ha sufrido el terrorismo en su país, también una guerra civil (la de Lo que el viento se llevó, lejana queda), pero nunca un ataque desde el exterior en su territorio. Ni la patraña del Maine se dio dentro de su geografía.

Sin embargo, la cuestión de los caídos en acto de combate está presente en muchos lugares emblemáticos. Uno de los menos esperados fue en la playa de Santa Monica, donde termina la ruta 66, junto a los bañistas y los críos que se entretienen en el parque de atracciones del embarcadero. No lo llenan de tristeza pero sí de espiritualidad, con el sonido de una flauta de aire étnico.

Skateboard is not a crime

Made in USA Uno se animó a comentar »

De multarlo a ser un símbolo de California. El skate es natural allí. Ves a gente con monopatín en el aeropuerto, en el hotel, en un restaurante. Los hay de diferentes colores, formas y estilos.

¿Los mejores? Los encontramos entre Santa Monica y Venice Beach, durante un paseo en bici de domingo por la mañana.

Argonaut Hotel en San Francisco

Hotel dulce hotel, Made in USA, Viajes Uno se animó a comentar »

No era el hotel más céntrico, tampoco el más lujoso, pero sí uno de los más atractivos. El Argonaut Hotel, de precio algo elevado (me pagué la noche extra que pasé allí por 200 dólares), se encuentra justo en el borde del parque natural de los muelles de San Francisco.

No solo es tranquilo, con un servicio de los más acogedor, sino que además, cuenta con historia. El hotel antes fue una factoría, pero no una cualquiera. Era el lugar donde se procesaba y enlataban las conservas de “Del Monte”, sí, sí, los de las piñas y melocotones de Navidad.

Dan wifi gratis a los clientes (o los visitantes que se registren en la web del hotel, aunque no se queden a dormir ni hagan gasto), una copa de vino por las tardes (se llena el hall), y sonrisas junto con las respuestas a las dudas.

Chicas bloggers entre Google y Facebook

de viaje, Las chicas son guerreras, Made in USA Ya van 4 comentarios »

Tengo un montón de cosas que contaros de San Francisco. Irán llegando poco a poco. Primero tienen que salir los reportajes. He vuelto como si con 10 años visitara Disneylandia. De momento, vamos soltando pequeños apuntes.

La primera sorpresa ha sido Karelia Vázquez, una cubana que hizo el máster de EL PAíS y pasará un curso completo en Stanford. Su blog se llama, muy aguda, Vivo entre Google y Facebook. No es que se pase el tiempo ahí, no, no, no, es que físicamente, vive ahí.

Nos conocimos gracias a Ana Ormaechea, periodista también con beca allí, solo que durante seis meses. Tiene blog pero no he conseguir sacarme el carné de comentarista en el mismo.

Fue un placer cenar con ellas en Luna Park, en Mission (Dolores). Sitio recomendable.

Special Thanks To:Romow Web Directory & WordPress Themes
Entradas por RSS Comentarios por RSS Acceder
Clicky Web Analytics