EBE 10: más grande, con el mismo sabor

Nada que ver este EBE, mucho más concurrido con el de hace cinco años. Crece, crece y crece.

Lo he vivido más y mejor que el año pasado. He descubierto cosas interesantes y en la sala principal disfruté con el repaso de Antonio Ortiz. Me han parecido un acierto las mesas de blogs temáticos.

Todo esto por no hablar de lo mucho que se aprende cuando Carlos Barrabés comparte experiencias. El reencuentro con Joaquín Ayuso también ha tenido su punto.

Sevilla es un gran complemento para una desvirtualización masiva. EBE tiene más de comunidad que de contenido. Al menos, este año, me ha falta un gran ponente como cuando vino Biz Stone. En todo caso, es una crítica menor. Lo importante es que se mantenga la esencia.

La polémica entre la fiesta oficial y la paralela la viví por Twitter. Nos tocó cumbre de 1001medios para decidir si es mejor regalar chapas o camisetas. No penséis que es una decisión fácil. :P

La experiencia de hacer Eskup a ocho manos (Ana Alfageme, Moeh Atitar, Adrián Segovia y servidora) ha sido de lo más positivo.

Cambios sin marcha atrás

Conocía la tienda antes de que estuviese en la red. Con el insti íbamos siempre a Cerler. La disco Petronilla en Benasque y esconder los vidrios en Villa Rosaura eran lo más divertido de cada noche. Otro día os cuento cómo hacía la compra (en Casa Pai) para toda la clase mientras ellos recogían el material de alquiler.

Vi poco a poco el crecimiento de la tienda Barrabés
pero ni de lejos sabía lo interesante que eran estos astutos tenderos. Carlos Barrabés explica a Iñaki Gabilondo su visión del mundo, más allá de los negocios, con naturalidad, sin darse importancia.

Nos toca ponernos las pilas y no, no habrá marcha atrás.

Sigue leyendo