CES 2012 y un paseo por Las Vegas

Una semana que parece un suspiro o eterna, según se mire. Ha sido alocado y cansado.

En lo profesional me ha dado mucho de sí, CES se ha superado:

En lo personal, un poquito menos, pero estuvo bien reencontrarme con compis y conocer algo mejor a Javier. Tuve poco tiempo para pasear o ver algo que no fueran cacharros. La noche del martes estuve en el teatro del Hotel Wynn, a ver el espectátulo de Cirque du Soleil. En la ciudad hay bastantes, tiene algo así como una sede permanente y shows únicos. Le Rêve supera cualquier expectativa. Es simplemente grandioso, arrebatador. Roba tu atención, toma tu corazón y pugna por meterte bajo el agua. Es inmersivo pero no salpica. Una experiencia para vivir.

Al final, cosas mías, salí con una reflexión: Ojalá los toros cada tarde este nivel de excelencia. No hablo de arte o verdad, sino de excelencia, de llegar un espectáculo en cada actuación a un nivel superior.

El jueves tomé rumbo al norte en eso que Fany conoce como ‘el reto’ para ver la antigua Las Vegas, el downtown que dicen por aquí. Mucho más decadente que el strip pero también más auténtico. Ahí es donde están las famosas capillas de las películas, los señores que arrastran su vida en carritos de la compra mientras pegan sus labios a una botella cubierta en una bolsa de papel de estraza. Dicen que se aparca fácil, es barato y el country manda.

Me quedo con las ganas de visita la presa Hoover y el gran Cañón.

2011, el año en que Steve Jobs nos dejó

La muerte del fundador de Apple, el crecimiento de Android y la consagración de las redes sociales son la esencia de este ciclo

Revolucionó la industria de la música, el cine, la informática y la telefonía. Solo le quedó una revolución por terminar, la de la prensa. Steve Jobs falleció el 5 de octubre. Pocos días después del lanzamiento de un remozado iPhone. Su deceso marcó tal conmoción que empañó el escaso entusiasmo por un teléfono que parecía más de lo mismo. El iPhone 4S (¿será la ‘S’ un homenaje a Steve?) mejoraba la cámara de fotos y el procesador gráfico con respecto al modelo lanzado un año anterior. También el sistema de conexión. Siri, era la gran novedad, un asistente de voz que por ahora no entiende español. El hecho de ser monolingüe le ha hecho pasar sin pena ni gloria por nuestro país, ¿o es que alguien está dispuesto a buscar dentista, consultar el parte meteorológico o añadir una cita en su agenda dirigiéndose a su mayordomo virtual en inglés?

Dos días después de la muerte del creador de Apple, Google había convocado a la prensa en Hong Kong para una presentación especial. Por respeto y en señal de duelo Android 4.0 tuvo que esperar unos días. El estreno fue de la mano de Samsung, que volvía a tener el privilegio de ser el fabricante que estrenaba sistema operativo en un teléfono, el Galaxy Nexus, que subía todavía más el listón.

iOS 5, el sistema operativo de Apple, y Android coinciden en algo, en 2011 han dicho adiós al ordenador para actualizarse. Todo se hace online, todo se almacena en la nube. iCloud, objeto de la última presentación pública de Jobs, permite pasar de un dispositivo a otro con todos los documentos en el punto en que se dejaron. Apple regala 5 gigas. A partir de ese límite toca pagar. Todo un acierto que significa la muerte de Mobile.me, un ensayo general pagado por el bolsillo de los suscriptores del servicio. Sigue leyendo

¿Hay vida más allá de iPhone?

Sí, Android le pisa los talones, pero quizá no sea tanta vida. 2012 nos depara una de las grandes guerras de la historia techie. iPhone y Android empiezan a tratarse de tú a tú.

El análisis de 2011 que acabo de publicar está generando un debate de lo más divertido. Nunca un tema teóricamente tan frío (cacharritos) levantó tanta pasión.

La próxima semana, en CES, Android moverá ficha. Antes de la primavera Apple contestará: ¿cómo?