La nueva guerra será en la red

Atención: la verdadera guerra cibernética, si se desencadena, podría ser peor que la guerra nuclear. Estamos quizás en algo parecido a la destrucción mutua asegurada, con el grave inconveniente de que no hay superpotencias con capacidad para detenerla, sino múltiples agentes estatales y no estatales de distintos tamaños y propósitos.

Lluís Bassets desde Davos en su blog

Y que se amplíe más allá del viejo Occidente de la guerra fría y sus aliados tradicionales. Debemos hablar seriamente sobre cuáles tienen que ser los límites a la libertad de información en el mundo. Pero debemos preguntarnos por qué los gobernantes autoritarios son tan reacios a dar el paso y mantener este debate. Si piensan que su sistema es mejor, ¿por qué no lo defienden? Si no lo hacen, es inevitable que hasta sus propios ciudadanos y usuarios de Internet tengan la sensación de que a sus gobernantes les da miedo someterse a los focos.

Timothy Garton Ash en «La Guerra Digital» en EL PAÍS

Asia Geek en Barcelona

Jordi acaba de llegar de Japón. Soledad se va pronto. Yo quiero ir alguna vez ahí. Todos aseguran que me encantará. Tampoco podré asistir a Asia Geek que con tanto cariño organiza Javier Castañeda.

¿Te fascina la tecnología? ¿Te atrae la estética manga? ¿Sientes curiosidad por las tribus urbanas de Japón? ¿Te chiflan los videojuegos? ¿Sabes cómo son las redes sociales en Corea? ¿Tienes espíritu otaku? ¿Qué impacto tiene Internet en la nueva cultura China? ¿Quieres saber cómo vive un blogger en Japón? ¿Te pierden los gadgets de última generación? ¿Conoces el origen de las lolitas góticas? ¿Te interesa la cibercultura asiática?

Puf, a ver si hacen una en Madrid… mirad el programa.

Rosa María Calaf, siempre periodista

Para mi era sólo «la del mechón en China», mítica pero no reparaba en su gran trabajo. Enrique me enseñó a apreciarlo y desde entonces soy una incondicional.

Después de los JJOO de China casi que se ha sentido empujada a la jubilación pero eso no significa colgar las botas, ni dejar de enseñar.

Rosa María Calaf va desgranando su futuro «devolver algo de lo aprendido gracias a las oportunidades» porque tiene claro que el periodismo del presente tiene mucho que mejorar :

«Cuando era corresponsal en Nueva York, en 1983, una crónica de telediario en España ocupaba tres minutos; en 1988, en mi puesto de Moscú, algo más de dos; en Buenos Aires se pasó al minuto cuarenta y cinco; en Roma, en 1996, al minuto y medio; y ahora en Asia, conseguir un minuto diez era una proeza»

Esta profesión que tanto amo, sí tiene algo que no toda la gente comprende, pero que apasiona. Pasa factura, pero merece la pena:

«Sin embargo, he hecho lo que quería: dedicarme al periodismo con pasión. Evidentemente, esto ha supuesto que he pasado menos tiempo con mi familia o mis amigos. Pero no siento que haya hecho renuncias personales. Nunca he deseado una vida familiar»

Javier F. Barrera también tiene algunas píldoras interesantes de esta gran periodista:

1.-ERE en RTVE
«Prefiero cobrar por trabajar, no por no trabajar».

2.-Sueldo
«La experiencia y el conocimiento no pueden pagarse igual que la juventud».

3.-Proyectos
«Tengo el privilegio de haber vivido la etapa dorada del Periodismo y ahora quiero devolver lo que he recibido».

4.-Conciliación
«Me es difícil delimitar dónde empieza mi vida y dónde mi trabajo».

5.-Precariedad
«Lo intolerable es la situación de precariedad absoluta en la que trabajan compañeros. Hablo de responsabilidad empresarial». Sigue leyendo

Chinatown en El Mundo Deportivo

Por razones que no vienen al caso. O sí, laborales, he pasado un rato de sitio en sitio, echando un ojo a los especiales dedicado a los Juegos Olímpicos en los diferentes medios digitales.

Me gusta el despligue de Google, lo suyo son los mash up llevados al extremo: Contador de medallas, mapas, info

Pero el que más me gusta es el ChinaTown (mola hasta el nombre) de El Mundo Deportivo. Los blogs los hacen con cercanía, ingenio y estilo propio. Captan muy bien el sabor del lugar y esa sensación de Cara B que tanto triunfa. No os perdais la Freakypedia.

El sesgo informativo en China

Pasó de ser corresponsal de CNN en la zona a trabajar en la Universidad, Rebecca MacKinnon, vive de cerca la supuesta apertura de China con motivo de los Juegos Olímpicos. «En cierto modo, en China no entienden cómo en el Oeste se comportan así, queriendo apagar la antorcha y hacer ruido cuando ellos les llevaron el agua, la luz, la educación…» y partir de ahí parece que no ven tan mal la represión.

John Kennedy cuenta cómo China está perdiendo la oportunidad de imponer una agenda y dar una imagen mejor hacia el exterior. «Hablo desde China, pero no para un medio chino, así que paso mucho tiempo pensando no qué digo, sino qué tema trato». Sugeriría que cuando la comunicación entre las dos partes se rompe falta sentido común por parte de todos.

Rompiendo la censura en China (y donde haga falta)

Isaac Mao es blogger desde hace mucho tiempo. Más de 400 bloggers en China se han sumado a su idea de «Digital Nomads» para tener su propio dominio y hosting. De momento ya tienen cuatro servidores y se comunican con sus usuarios por skype o formas aún más seguras. El proyecto es sin ánimo de lucro por lo que el precio no suele ser el problema.
Uno de sus puntos fuertes es que tienen capacidad rápidamente la IP de uno de sus clientes o soluciones aún más avanzadas para aparecer en las búsquedas según desde dónde se haga la petición.
Cuesta 20 dólares al año más el precio del dominio que lo paga cada cual. Curioso el guiño: «Es más barato que Movable Type». ¿Todavía se usa MT?

Tor, una herramienta para el anonimato

Unos de los creadores de Tor, Roger Dingledine, explicó que es un software que se instala en el ordenador, entra en la conexión y toma de ahí algunas de ellas para evitar dejar huellas. Se puede saber que lo usamos, pero no a dónde se va o de donde. De manera dinámica cambia el camino de salida de datos. Tienen usuarios de todo tipo, desde disidentes, a gente normal que se preocupa por su privacidad a empresas que buscan navegar de manera más segura. También usuarios del propio Gobierno de USA. Se puede usar desde cualquier país y para visitar páginas de cualquier lugar del mundo. Las últimas mejoras están enfocadas en tener capacidad para saltarse aún condiciones de menor conexión y censura más férrea.

Se les ha acusado de hacer esta herramienta en contra de China. Su defensa es muy clara, lo hace sólo para que la gente se pueda comunicar en cualquier situación de manera libre, al margen de decisiones o modas políticas.

Es importante bajarse la versión correcta de Tor, porque en China el gobierno ha creado una versión «oficial», que hace lo contrario y controla a los que se lo pusieron. Es decir, se han creado algo así como páginas falsas para que te bajes un programa que se parece pero es un fake.

La intención es intentar hacer una web mejor, y que su programa sea más usable, pero por el momento, apenas lo usan los usuarios avanzados. En palabras de Ethan: «esos locos que llevamos el pelo largo».

Pd.: Se nos ha pedido que difundamos tor entre nuestros amigos y blogs, pero que por favor, no se mencione en los «mainstream media». :(

Vivir con la censura

La primera charla de después de comer es la más geek, o al menos, la más técnica, en la que se enseña a trastear para tener conexión, saltar cortafuegos e impedir caer en las redes de la censura.
CJ Hinke de Freedom Against Censorship, contó cómo tratan de cortar las alas a muchas webs para que no puedan emitir. Los delitos digitales, como es tener un blog «inconveniente» en este país puede ser penados con hasta 20 años de prisión.
Helmi Noman, investigador en Oriente Medio y Norte de África, relató la situación de la zona en que trabaja. Por ejemplo, para tener un cibercafé en hay que tener el lugar organizado de modo que el dueño pueda ver en dónde navegan. La herramienta más usada para no ser encontrados son programas que sirven para navegar desde IP anónimas.
John Kennedy puso sobre la mesa cómo pasan las fronteras digitales en China. En la mayor parte de las veces se replican los posts en otros blogs a los que no están fácil entrar, se coleccionan y se mandan por email. Aunque los bloggers han conseguido colarse en sitios donde no se les «esperaba», sí tuvo una visión positiva: «En China se quejan mucho de lo que no se puede hacer, pero hay muchas posibilidades, muy divertidas y creativas, para crear en la red».
Rezwan, de Bangladesh -un país con alrededor de un millón de internautas-, destacó que mcuhos de los bloggers conocidos y castigados por sus opiniones son periodistas que se han refugiados en las bitácoras para gozar de la libertad que no tenían en sus medios. También ocurre con los dibujantes de viñetas. Se contabilizan casi 100.000 bloggers; la mayoría son bangla-blogs.
Andrew Heavens, testigo de mucha censura y víctima en los últimos años, más aún desde que está establecido en Sudán y anteriormente en Etiopía. Su situación parece haberte tocado la moral: «La censura no es no poder decir cosas, sino vivir amenazado, con miedo y sin poder hacer lo que deseas, es desmoralizarte hasta hacerte perder la ilusión». Su formación de periodista le permite seguir luchando: «En cada país hablo con todo el mundo, pregunto, consulto, no me canso. Siempre creo que encontrarte una gargante profunda en cualquier esquina». En Etiopía cada vez hay un menor número de blogs, sobre todo a partir de 2006.
De los comentados, el caso más sangrante fue el de Tariq Baiasi, de Siria, que fue condenado a tres años de cárcel, en principio eran seis, por comentarios vertidos en un blog y publicación de fotografías.