Up con palomitas

Anoche fuimos al cine. Vimos Up. Una preciosa película. Me llevé un susto con unos perros… (ejem, ejem…) pero lo pasé muy bien. En Pixar se están superando. Cada vez consiguen hacernos sentir más con sus creaciones. No sólo por las historias, sino también por las expresiones, técnicas y formas de montar las películas. Realmente impresionante.

Fany fue la encargada de preparar las palomitas.

Palomitas a la carta from Rosa Jiménez Cano on Vimeo.

Ea, ea, ea, Almodóvar se cabrea

Tengo un blog, James Blog.

Parece que no le ha gustado demasiado a Almódovar. ¡Qué le eche azúcar!

En el blog, Almodóvar se queja del tratamiento que su película, Los abrazos rotos, parte de la sección oficial a concurso del festival, ha recibido desde su estreno, así como del reflejo que unas declaraciones suyas en Cannes tuvieron en las páginas de EL PAÍS. “Cuando afirmaba que en Francia me tratan mejor que aquí no quería generalizar. (…) Con mi respuesta me estaba refiriendo justamente a la actitud de Boyero, y al estilo macarra del que hace gala el jefe de Cultura del principal periódico de nuestro país”. “Y justamente cuando alguien expresa una declaración de tamaña hostilidad hacia mí lo último que su periódico debe hacer es encargarle la crítica o lo que sea de mi última película, si pretende respetar el principio de imparcialidad”, continúa. “Pero dada la connivencia de ambos sujetos, la dirección de El País carga con toda la responsabilidad, del mismo modo que los obispos son responsables de lo que Federico Jiménez Losantos escupe en la Cope”.

Me jode porque tengo un grupo de compis que se sientan muy cerquita que se curraron este especial sobre Almodóvar. Sin duda, le odian, le persiguen, está en el punto de mira…

Gran Torino: Jack el destripador tenía corazón

El lunes comí con Chiqui y Tomás Delclós. Además de hablar de magia potagia y periodismo, hablamos de cine. Como no, salió “Gran Torino” en la conversación. Con lo que me gusta meter baza quedé fuera de juego porque no la había visto.

Una semana antes me pasó lo mismo en el McDonald’s con Jordi Pastor y Corcu.
Hoy la vi.
Un reflejo de la América de barrio bajo, de su cultura de suburbios, sus esquemas sociales y la distancia entre familias. Topicazos con bandera yankee, coches Ford, hijos que no conocen a sus padres y unos vecinos orientales de libro. Clint recrea su personaje como nadie. Es el mismo que interpretó al comienzo de su carrera con un giro de ternura interior a medida que avanza la cinta. Buena banda sonora, buena imagen, una historia bien contada. ¿Qué más se puede pedir en tiempos de superhéroes reciclados?

¿Quién no querría un Gran Torino para quemar goma, un justiciero en el barrio y un hombrecito como Tao (atontao) para apañarnos el jardín?

Slumdog Millionaire, un cuento agridulce

Tenía curiosidad por ver la nueva película de Danny Boyle, para mi y hasta ahora, el director de Transpotting. Slumdog Millionaire está bien construida, retrata la crudeza de la vida en Bombay para los que nada tienen, con la facultad de arrancar una media sonrisa condescendiente en los momentos más duros.
Maneja bien los tiempos y las historias cruzadas, engancha y enternece
. El aire de fábula invita a creer una historia nada creíble, pero que retrata un sueño tan imposible como ejemplar.
No es Bollywood, claro que no, y no tiene porqué serlo todo lo que se haga en la India o sobre la India, ¿no?

Vals con Bashir

Bajo ningún concepto vayais a ver la segunda parte del Che. “Che, Guerrilla” es aburridísima, monotemática y plasta. Y mira que me gustan los biopics… En cambio, Vals con Bashir, me encantó. No sólo por la historia que relata, sino también por cómo está hecha. Ayer, hablando con David, me descifró algunas claves de lo que allí ocurrió. Además, hace algunas reflexiones interesantes sobre los recovecos de la memoria humana.