La chispa de la vida

Nos conocimos cuando tenía 14 años, en un verano en Londres. Pregunté: ¿a qué hora se come? Mítica respuesta: Cuando quieras.

Así terminé desayunando Coca-Cola Light. Desde entonces ha pasado el tiempo y he convertido la bebida en mi refugio.

Hoy tomé café. Craso error. No debí hacerlo. Volví a tener picos de hiperactividad. No me podía quedar en la silla.

Nota mental: socializar no significa estrictamente tomarse el café, socializar no significa estrictamente tomarse el café… (Repetir como un mantra y evitar volver a caer en la trampa).

Coca Cola en Facebook

En ocasiones los fans pueden hacer, de manera natural, mucho por la marca. Más que los propios responsables de la marca. El valor, en este caso, está no sólo en el trato con los creadores, sino en el reconocimiento y la forma de compartir el perfil.

Los fans de Coca Cola crearon una página de fans en Facebook. Ya tienen más de tres millones de seguidores. La marca, en lugar de quitárselo o pedírselo o crear otra, decidieron ir de la mano y agradecer su labor a quiénes lo crearon:

en vez de caerles encima con el “reclamo de marca” que cualquier abogado promedio haría o en vez de crear la “página oficial”, poner a una agencia “digital” a trabajar en ella y ver como todo el presupuesto dedicado empalidece frente al verdadero poder de dos fanáticos convertidos en evangelistas de la marca.