La Tasa Robin Hood

No pude ir a la presentación de la iniciativa, pero me encantó encontrarme con Kike Álvarez en la terraza del Círculo de Bellas Artes, tan encantador como siempre, con esa sonrisa cerrando ojitos, con la chapita de la Tasa Robin Hood. Para los que no lo sepáis, Kike es mi gurú (sin ínfulas) en todo lo audiovisual. Pepa, quería verte. :(

Suena naïf eso de darle lo de los ricos a los pobres, pero dadas las circunstancias los bancos tendrían que hacerlo. ¿Por qué los rescatamos con nuestro dinero? Porque si no sería peor para nosotros. De acuerdo, ¿entonces por qué toman el dinero del rescate y no lo mueven, no dan crédito, no mejoran la situación?

Inmejorables argumentos los de este vídeo.

¿Qué es la tasa Robin Hood? La Tasa Robin Hood gravaría con un 0,05% las transacciones financieras internacionales. Así, los especuladores de alto riesgo, que se lucran «jugando» con el capital (los de la ludopatía bursátil que tanto dicen en la redacción) y que tienen una gran responsabilidad sobre la actual crisis mundial, pagarían algo más. ¿Qué relevancia tendría en España? Permitiría recaudar hasta 6.300 millones de euros anuales para las arcas públicas.

En Facebook puedes seguir los progresos de esta buena idea.

«Cómo salir de la crisis»

Es la pregunta del millón pero que todavía hay quién se atreve a contestar: Cómo salir de la crisis es el último lanzamiento de Las Indias. El libro debe su autoría a Josu Ugarte, presidente de Mondragón Internacional.

De momento, en HTML, pronto en ePub y papel (que tiene su encanto y se puede arrugar y bla bla).

El cooperativismo se convierte en una opción más que viable en tiempos de codicia sin fronteras.

Greed is good? Los tiempos cambian.

Actualización: Ya en ePub.

Capitalismo: Una historia de amor. Vuelve Michael Moore

Me lo advirtió Robert Weldon. Él  lo sabía de primera mano, del propio Michael Moore. «La próxima película de Michael Moore trata sobre Wall Street y los escándalos de la crisis» me aseguraba.

Gracias a la newsletter del propio director me entero de que «Capitalismo: Una historia de amor» se estrena esta noche en el festival de Venecia. El 2 de octubre estará en los cines de Estados Unidos. Por ahora, me conformo con el trailer.

¿Quién dijo crisis?

Por aquí mucha de la gente que conozco dice directamente recesión. Sin cortarse, sin miedo. Alrededor de la casa en que me quedo hay muchos comercios cerrando. No es un barrio cualquiera. Está entre la Octava, Broadway, Séptima y Sexta, con las calles entre 59 y 50.

Out of business

Out of business

Canarios en la mina

Este año de 2009, creo que ya lo escribí en algún momento, habrá que ocuparse con frecuencia del periodismo. La época no permite la licencia de la falsa modestia: corresponde hablar en primera persona de este oficio para el que muchos auguran lo peor. El New York Times ha perdido casi 75 millones de dólares en el primer trimestre del año. De todos son conocidas las dificultades en que se encuentran prácticamente todos los grandes periódicos de referencia en los países industrializados. Millares de puestos de trabajo se han perdido y se van a perder muchos más. Y no es una crisis, sino una acumulación de crisis: hay una recesión mundial en marcha, un problema de liquidez global, una crisis de las instituciones regulatorias, una transición tecnológica, y al final una pérdida de confianza en los políticos, los empresarios, los reguladores y, naturalmente, los periodistas. Con tantas crisis amontonadas, ningún recurso más a mano pero a la vez imposible que sacudírselas de encima. Aquí no se escapa nadie, ni siquiera esos políticos que han hecho exhibición en cadena de ceguera voluntaria, quietismo político y negacionismo público. Pero tampoco podemos escaparnos los propios periodistas.

Reflexión completa e interesante en el Blog de Lluís Bassets.