Los ‘reality bites’ de Enric González

Evidentemente, las reglas de Perdidos en la tribu son las reglas televisivas: todo se convierte en plató, todo el mundo es personaje, todo responde a un guión. Todo está arreglado, en fin, para que parezca real, sin serlo. ¿Alguien espera, en serio, que el brujo de la tribu se coma a un concursante?

El que quiera realidad de la buena, más real aún que las partículas subatómicas, que eche un vistazo a su cuenta corriente. Descubrirá que el mundo real ofrece auténticas maravillas: hipotecas que suben cuando los tipos de interés se arrastran por el suelo, comisiones llenas de fantasía, pura poesía hermética en letra pequeña… No es agradable, ¿verdad? Pues para eso está la televisión, para olvidarse un rato de lo otro.

Vía | EL PAÍS

Fuentes, inmediatez y demás

Gabilondo, en su homilía de Cuatro desde Bilbao, anoche, puso los puntos sobre las íes.
No creo que internet tenga la culpa, aunque sí se multiplicaron las quinielas por este medio. De hecho, en la radio también lo dieron pero Gabilondo lo obvió.